Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Cuatro películas exóticas

Tras unos cuantos fines de semana donde la concentración de películas estaba integrada por producciones que en su momento tuvieron gran difusión, éste nos ofrece cuatro obras exóticas, poco conocidas y realizadas por directores que se apartan bastante de lo tradicional.El sábado (15,45 horas) El séptimo de caballería (7th Cavalry, 1956). Un western tradicional que investiga en las razones por las que el prestigioso «séptimo de caballería», mandado por el general Custer, fue deshecho por sioux y cheyennes en Little Big Horn. Está dirigido por Joseph H. Lewis, un hábil realizador hoy olvidado, pero que durante los años cuarenta y cincuenta fue uno de los más sólidos valores del cine norteamericano de serie B. Sin ser uno de los mejores trabajos de Lewis que se encuentran dentro del terreno del cine negro, puede considerarse como un hábil ejercicio de estilo.

Dentro del ciclo dedicado a Cary Grant, el sábado (ocho de la tarde) se emite Un corazón en peligro (None but the lonely heart, 1944). Una comedia que gira en torno a las difíciles relaciones entre una madre y un hijo que llevan una temporada sin verse. No es una de las mejores comedias de Cary Grant, pero sí una de las más curiosas de su extensa carrera.

La noche del sábado (a partir de las 22.00 horas) está dedicada a Naves misteriosas (Silent Running, 1971). Es una película de ciencia-ficción que se desarrolla íntegramente dentro de una nave espacial, donde un experto en botánica cuida unos viveros que servirán para reimplantar la vida vegetal en la Tierra. Da pie para que Bruce Dern haga un excelente solo de interpretación. Está basada en un guión donde interviene el hoy famoso y discutido realizador Michael Cimino y tiene unas canciones cantadas por la mítica Joan Baez. Famoso por la realización de los efectos especiales de muchas películas y de 2001, odisea del espacio (2001: A space odyssey, 1968), Trumbull dirigió con un presupuesto reducido esta única obra para contestar a la tesis expuesta por Kubrick en su famosa producción. El resultado es un trabajo espléndido, que no tuvo gran difusión en su momento, pero que hoy se encuentra entre los clásicos del género.

Por último, el domingo (21.30 horas), Un piano en el aire (Zongora a levegöben, 1975). Es una producción húngara que rompe momentáneamente la especie de monopolio que el cine norteamericano ejerce sobre Televisión Española. Cuenta en tono de comedia las dificultades que encuentra un joven pianista húngaro para encontrar un apartamento donde poder ensayar día y noche. Está escrita y dirigida por Peter Bacsó, que, tras debutar en 1963, no tarda en convertirse en uno de los directores húngaros más activos y que sus obras compitan y ganen premios regularmente en festivales internacionales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de febrero de 1981