Los actores españoles estudian las técnicas interpretativas de Stanislavsky

Dominic de Fazio impartió un curso en Madrid sobre el método del maestro ruso

Dominic de Fazio, norteamericano de origen italiano, discípulo de Lee Starsberg y experto conocedor del Método Stanislavsky, acaba de dirigir en Madrid un seminario sobre técnicas de interpretación, al que han asistido unos cincuenta actores y actrices españoles junto a veintiocho profesionales de diversos países europeos. El nivel alcanzado en el curso ha sido, según declara el propio De Fazio, de un tono y calidad superiores a los realizados por él en otras capitales de Europa. Para los actores españoles ha representado la oportunidad de descubrir, por primera vez, la aplicación práctica del famoso método del maestro ruso.

Estamos en Estudio 3, un local dedicado a la formación y entrenamiento de actores, entre la Puerta del Sol y la calle del Príncipe, en una de las zonas de mayor densidad teatral de Madrid. Aquí es donde Dominic de Fazio, reconocido maestro de actuación y apóstol acreditado de Stanislavsky en Europa, acaba de impartir un seminario a un grupo de cincuenta actores españoles y veintiocho extranjeros de diversos países.Nacido hace 32 años en Pennsilvania (Estados Unidos), hijo de madre norteamericana y padre italiano, como su nombre indica, Dominic de Fazio estudió con el propio Lee Strasberg durante trece años en el Actors Studio, centro de formación de actores, del que es miembro vitalicio. Sobre esa sólida base acumula experiencia como actor y director de actores en numerosos montajes teatrales, en el Oxford Theatre, de Hollywood, y en el Lee Strasberg Theatre Institute, de Nueva York. Trabaja también en el cine y la televisión de Hollywood y escribe guiones cinematográficos y varias obras dramáticas.

Desde principios del año pasado De Fazio recorre Europa como un tangible fantasma dramático impartiendo seminarios sobre Stanislawsky y su célebre método de interpretación: París, Hamburgo, Munich, Parma, Bolonia y Venecia. A uno de los cursos que dirigió en Italia este verano asistió Zulema Katz, profesora de actuación de Estudio 3, quien, impresionada por las enseñanzas del maestro De Fazio, le propuso venir a Madrid a dirigir un cursillo para actores españoles. En colaboración con Julieta Serrano, Marisa Paredes y Eusebio Lázaro, Zulema organizó en su propio local de trabajo -en Estudio 3- el seminario que ahora acaba de concluir.

«Me ha asombrado el talento de los actores españoles», afirma De Fazio. «De todos los seminarios que he celebrado, éste ha sido el que ha alcanzado un mayor nivel de tono y calidad. Por eso me sorprende y no encuentro explicación al hecho de que el teatro profesional sea tan pobre aquí».

«Son como plantas o flores en el tardío invierno, que florecen agradecidas al recibir unas gotas de agua», se refiere poéticamente el maestro a los profesionales españoles. «No saben qué hacer ni dónde ir, pero alientan un potencial extraordinario, una encomiable voluntad de ser personales y de trabajar desde ellos mismos. Particularmente me han impresionado las facultades de las actrices, que, sin denigrar por ello a los actores, me hacen pensar en la existencia de un filón desaprovechado para el teatro español».

Mientras dura la representación de la escena de El bosque petrificado, que inicia la clase de hoy, el maestro De Fazio sólo interviene contadas veces para ayudar a la actriz canadiense a analizar desde dentro la conducta y actitud de su personaje. ¿Qué se supone que pensaría o sentiría una persona como esta en tal situación?... Es una técnica evidentemente psicológica, aunque De Fazio, enemigo del psicoanálisis, prefiere hablar de discurso anterior, planteamiento vital o comprensión desde dentro hacia afuera.

Además del entrenamiento práctico a base de la representación de piezas dramáticas escogidas de un amplio repertorio, que incluye desde Arthur Miller hasta Shakespeare o García Lorca, el desarrollo de los seminarios comprende ejercicios sensoriales que adiestran al actor en el control y dominio de su expresión total en escena. «Cuando se habla de técnicas concretas, lo primero es saber la clase de teatro que se quiere hacer», declara el profesor De Fazio.

«La limitación de tiempo no me permite hacer milagros, pero sí abrir otro camino en el entendimiento de la interpretación y también realizar un entrenamiento intensivo y específico en habilidades y técnicas nuevas», explica el maestro.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS