_
_
_
_
TRIBUNALES

Xavier Vinader ingresa en Carabanchel tras entregarse a la Audiencia Nacional después de once meses de exilio

Después de once meses de exilio, el periodista de Interviu Xavier Vinader se presentó ayer al mediodía ante el Juzgado de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional. Inmediatamente después de prestar declaración ante el juez, Ricardo Varón Cobos, ingresó en la prisión de Carabanchel. «Espero salir pronto. Tengo confianza en el cambio de la justicia y en el nuevo ministro», declaraba al centenar de colegas y amigos que habían ido a saludarlo a la vuelta del exilio. El camino desde la puerta de los tribunales hasta las dependencias de la Audiencia Nacional resultaba conocido para muchos de los presentes: estas mismas oficinas -ahora con las paredes repintadas y el parqué acuchillado- albergaron en su tiempo al Tribunal de Orden Público (TOP), ante el que tuvieron que declarar bastantes colegas de Vinader.

Más información
Un violento mes de enero

Los dirigentes de la Asociación de la Prensa y de la Unión de Periodistas de Madrid, Miguel Angel Aguilar y Fernando Castelló, acompañaron al redactor de Interviu en sus últimos minutos de libertad. «Luis María Ansón -presidente de la Federación de Asociaciones de la Prensa- ha ofrecido el importe del Premio Nacional de Periodismo, que le ha sido recientemente otorgado, por si fuera necesario como fianza para que el procesado quede en libertad», anunciaba Aguilar.Según se ha podido saber, el juez interrogó a Vinader sobre la intencionalidad de su reportaje. Vinader respondió que sólo pretendía describir una situación, sin que deseara la muerte de nadie. El periodista agregó que se había limitado a entrevistar al ex policía nacional Francisco Ros Frutos, porque consideraba noticioso el asunto.

El abogado de XIavier Viriader, Luis Alonso, declaró que su defendido no se había presentado basta ahora ante la autoridad judicial porque había estado esperando un momento de calma que garantizase, de algún modo, su integridad física. Vinader ha recibido abundantes amenazas de muerte. El tipo de periodismo de indagación que venía realizando le había causado ya diversos problemas: en 1974 estalló un artefacto ante la casa que entonces habitaba, en Sabadell, y, al comienzo de este año, un grupo de ultras irrumpió en su apartamento de Barcelona realizando destrozos y llevándose documentos y otros objetos.

El abogado mostró también su preocupación por el estado de salud del periodista, que sufre parálisis infantil, problemas respiratorios y vómitos de sangre.

Ayer tarde, diversas entidades emitieron comunicados pidiendo la libertad de Vinader. La Unión de Periodistas reiteraba su solidaridad y apoyo. Por otro lado, la Unión General de Trabajadores afirmaba que «la democracia no puede presentar la dramática incoherencia de encarcelar a aquellos que, como Xavier Vinader, han luchado desde hace muchos años por su restablecimiento, mientras que algunos de los que atentan continuamente contra ella siguen en libertad».

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_