Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Desarticulado en Mondragón otro presunto comando de ETA Militar

Cinco personas, cuatro de las cuales fueron detenidas anteayer en Mondragón por su presunta relación con un supuesto comando de ETA Militar, aprehendido en la misma localidad, han sido identificadas como miembros del comando Besaide, según nota oficial del Gobierno Civil de Guipúzcoa.Se trata de José Ramón Vidaburu Otaduy, soltero, carpintero, natural y vecino de Mondragón, veintinueve años; Félix Bengoa Unzurrunzaga, soltero, obrero, natural y vecino de Oñate, veintisiete años; Pedro Juan Guridi Arocena, soltero, fabril, natural y vecino de Mondragón, veintitrés años; Ramón Arzamendi Medinabeitia, mecánico industrial, nacido en Mondragón y domiciliado en Vergara, veintiocho años, y Francisco Javier Ansuategui Uribecampos, casado, administrativo, natural y vecino de Mondragón, veintiocho años.

Los cinco jóvenes citados aparecen como presuntos autores materiales de las siguientes muertes, según fuentes oficiales citadas: el guardia civil, Constantino Gómez Barcia, hecho ocurrido en Mondragón el 13 de marzo de 1977. Resultaron heridos de gravedad los compañeros de la víctima, el también guardia civil Manuel León Ortega, muerto en el bar Aloñamendi, de Oñate, el 1 de diciembre de 1978. Resultó herido otro guardia civil, José Artola Goicoechea, asesinado en Anzuola, el 30 de enero de 1979, cuando se dirigía a su domicilio; el guardia municipal de Oñate, Angel Astuy Rodríguez, asesinado el 8 de febrero de este año, cuando se dirigía desde su domicilio al Ayuntamiento de la villa, y el trabajador de Talleres Automóviles Aitor, de Vergara, Ramón Ledo Taboada, asesinado el 18 de julio de este año.

En el zulo (agujero) que el comando tenía en un monte próximo a Mondragón, la policía ocupó el siguiente material y armamento: una metralleta, cuatro pistolas, dos revólveres, cuatro granadas de mano con la inscripción «ETA», doce kilos de Goma 2, detonadores eléctricos, munición, material para la confección de artefactos explosivos, pelucas y lo que la nota oficial califica como «gafas negras para secuestro». A los detenidos se les aplicó la ley Antiterrorista.

Por otra parte, las tres personas que fueron detenidas el pasado jueves en Pamplona bajo la acusación de mantener vinculaciones con ETA Militar han sido puestas en libertad, después de permanecer dos días incomunicadas, según informa nuestro corresponsal Fermín Goñi. Los tres jóvenes que han quedado en libertad son Mari Paz Herze y los hermanos Francisco Javier y Anastasio Pérez de Obanos Basterrechea.

De otro lado, la policía detuvo en Pamplona a los hermanos Iñaki y Roberto Pidal, que se encuentran incomunicados en las dependencias policiales del Gobierno Civil de Navarra, ya que se les ha aplicado la ley Antiterrorista.

Según informa Efe, otras tres personas fueron detenidas la pasada madrugada en sus respectivos domicilios de Vitoria, acusadas de posibles vinculaciones con ETA. A los tres detenidos cuya identidad no se conocía anoche, les fue aplicada la legislación antiterrorista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de noviembre de 1980