Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jose Luis Delas estrena en España su obra "Conceptos"

El compositor español, exiliado durante años, es desconocido en nuestro país

José Luis Delás es un importante compositor español que viene del exilio y que aquí es, desafortunadamente, muy poco conocido. Lo es más en la República Federal de Alemania, donde reside. Este desconocimiento será paliado esta noche con el estreno, por parte de la Orquesta Sinfónica de RTVE, de Concetti (Conceptos). Es la primera vez que una orquesta madrileña programa alguna obra de Delás, lo que añade importancia al acontecimiento musical de hoy. Dirigirá la orquesta Arturo Tamayo.

Barcelonés, nacido en 1928, José Luis Delás Franco desciende de aragoneses y leoneses (se encuentran Delás en el sur de Francia y una de las ramas principales del apellido Franco es de Aragón). Uno de los apellidos es Quiñones de León, y por él enlaza en línea ascendente con D. Suero, el del paso honroso, lo que, en la medida que pueden hacerlo tales lejanías, no deja de enorgullecerle. Sus estudios en la Escuela Superior de Barcelona se amplían y completan en Münich. «De los maestros que allí tuve me importa citar a Von Waltershausen (1882-1954), por lo que significó para la solidez de mi técnica».Después de cinco años de primera residencia en la capital bávara, vuelve a España, dirige en Bilbao y Barcelona, da a conocer música nueva en los conciertos Bartomeu, estrena en el Palau una sinfonía de Hartmann, escribe música, ensayos, crónicas. «Cada vez más disconforme con la situación política de mi país, decido abandonarlo en 1957, aun cuando no haya dejado de tener ligazones con nuestros medios musicales».

No le importan demasiado sus estudios de Derecho, como no sea en lo que contribuyeran a definir una vocación intelectual que en la República Federal de Alemania reciben impulso definitivo de la Escuela de Francfort y, muy especialmente, de Theodor W. Adorno, en cuyas obras, como en las de Walter Benjamin, encontré sugerencias, iluminaciones y sistemas de pensar y analizar que contribuyeron a arquitecturar mi pensamiento de músico y de intelectual»

Electroacústica y compromiso

Trabaja en la WDR, la radio y televisión de Colonia, y accede a la cátedra de Composición del Conservatorio y a la de Improvisación e Introducción a la música contemporánea, de Bonn. Volvamos unos años atrás para tomar la biografía del compositor. «Mi primeras obras válidas datan de 1947: son unas canciones sobre textos de Machado, Rilke, Rimbaud y Juan Ramón Jiménez, para voz y piano. Imago, para orquesta de cámara, es de 1965. Se estrenó en Alemania y la dirigí después en Barcelona, en los conciertos de «Música abierta».El acercamiento a la electroacústica viene a coincidir con una serie de creaciones comprometidas políticamente. «Entre 1968 y 1970 trabajé en Utrecht con Gottfried-Michael Kónig. Inmediatamente nacen Aube, Cinco sellos (título de una narración de Arrabal) y Conjuntos, en los que diversos collages (manifestaciones, himnos y canciones políticas, la voz de la viuda de Víctor Jara, el corear de El pueblo, unido, jamás será vencido) sirven a fines artísticos, que, a fin de cuentas, es mi modo de expresión, aun cuando puedan observarse variadas actitudes en una y otra obra. La última citada es casi un cartel sonoro».

«Muy tempranamente escribí un ensayo sobre Elementos heterogéneos en la música, en el que anunciaba la invasión de citas y prestaciones que amenazaban a la música contemporánea. Los hechos me dieron la razón, y la corriente (o recurso) se practica todavía. De lo que no soy partidario, como tampoco lo soy del que ya podemos denominar academicismo darmstadtiano».

«Denkbild (cuadro imaginario) sobre Benjamín y Relatos sobre La lámpara maravillosa, de Valle-Inclán, son mis obras significativas más recientes. La flilosofía, la política, la literatura, operan en mí en forma de puntos de partida para llegar a composiciones personales, flexibles, abiertas, en el más amplio sentido del término».

«En cuanto a Concetti, cuyo estreno por Arturo Tamayo me ha traído de nuevo a Madrid, el punto de partida es Gesualdo, y no sólo por lo que me interesen su música su época, su estilo o las audaces invenciones de su armonía, sino en razón de significados más trascendentes.

La charla es larga y rica. José Luis Delás toca muchos puntos y problemas. Incluso el de la música rock: «No dejes de decirlo. Me preocupa ver cómo en la Prensa española la atención al rock sustituye la debida a la otra música (ya sabemos que los términos culta o seria son equívocos, cuando no falsos). Observo, por parte de los progresistas, un interés por el rock que me parece erróneo. Creo que sería más lógico la defensa por parte de los reaccionarios. Lo reaccionario es entregarse a una serie de conceptos en los que no funciona el sentido crítico. Lo progresivo es justamente lo contrario».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de noviembre de 1980