Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los cardiólogos del Ramón y Cajal dudan de la capacidad profesional del Marqués de Villaverde

La gran mayoría de los cardiólogos no cirujanos del Centro Ramón y Cajal firmaron ayer un escrito dirigido a la opinión pública en el que muestran sus dudas acerca de la capacidad profesional del doctor Martínez Bordiú, marqués de Villaverde, para dirigir un departamento de cirujía cardíaca, función que actualmente ejerce en el citado centro hospitalario.El escrito de los cardiólogos, no integrados bajo la jerarquía del marqués, intenta salir al paso de otro anterior, firmado por los cirujanos que desarrollan sus funciones a las órdenes del doctor Martínez Bordiú y por otros tres médicos, en el que se respaldaba la «capacidad profesional» de éste, tras la negativa de siete enfermos a ser operados por el yerno del anterior jefe del Estado, al no tener confianza en él como profesional de la medicina.

Los firmantes de este segundo escrito -aproximadamente el 90% de los médicos que componen el servicio de Cardiología, excepción hecha de sus cuatros jefes- aseguran que su opinión «difiere radicalmente» de la mostrada por los que suscribieron el primero.

A pesar de no estar de acuerdo «con manipular a la opinión pública sobre problemas de indole estrictamente profesional», los cardiólogos del Piramidón, nombre con el que es conocido popularmente el Centro Ramón y Cajal, piden que sea abierta una investigacion «seria» sobre el funcionamiento del servicio dirigido por el marqués «desde los organismos competentes».

Con todo, los cardiólogos seo' muestran reservados a la hora de facilitar datos concretos sobre la ,actuación del doctor Martínez Bordiú en el hospital, toda vez que son «temas que, aunque tienen una evidente repercusión humana y social, son de índole profesional».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de octubre de 1980