Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acidas críticas entre los representantes del PSOE y del Gobierno español en Argel

La liberación de los 3,8 pescadores españoles apresados por el Frente Polisario se ha convertido en tema de ácidas críticas entre el PSOE y los representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores español, que siguen negociando en Argel con el frente saharaui. El asunto ha trascendido, inevitablemente, al marco de las conversaciones que sostienen Felipe González y el resto de la delegación socialista con el Frente de Liberación Nacional (FLN) argelino, centradas en problemas de carácter bilateral y asuntos de actualidad internacional, entre los que figura el conflicto irano-iraquí y el del Sahara occidental.El Polisario, que hasta hace pocos días reclamaba la presencia de un negociador español dispone en estos momentos de un abanico de posibilidades que le permitirán realizar, con mayor facilidad, la puesta en libertad de los pescadores. Por otra parte, el Ministerio español de Asuntos Exteriores ha afirmado que la coincidencia de visitas se debe a una sugerencia de las autoridades argelinas.

Felipe González inició ayer sus actividades depositando una ofrenda floral ante la tumba del presidente Huari Bumedian, como es costumbre aquí en el caso de visitas de dignatarlos extranjeros.

Posteriormente fue recibido por Cherif Messadia, secretario permanente del comité central del FLN.

Paralelamente a esta agenda, en gran parte protocolaria, la delegación del PSOE inició una serie de deliberaciones, en su residencia de Djenali el Mufti, reservada habitualmente para los invitados con rango de jefe de Gobierno, a una representación del partido único argelino, dirigida por Sliman Hoffman, un hombre que siempre ha seguido de cerca la evolución de los temas políticos españoles y amigo personal del dirigente socialista español.

La llegada a Argel de Felipe González ha sido destacada por los medios de comunicación argelinos, conferiéndole una atención que raramente se da aquí a políticos del área occidental. Es notorio que los lazos que unen al PSOE y al FLN son sólidos y múltiples y un motivo de convergencia es el interés de ambos por propiciar un mayor entenk.miento entre formaciones políticas y progresistas del área mediterránea.

Hay una gran expectación también aquí por saber cuál sería la incidencia de un eventual acuerdo entre los negociadores de la Administración española, Emilio Cassinello y José Cun Cuenca, y el Polisario en las negociaciones iniciadas el pasado sábado para propiciar la liberación de los 38 pescadores del Garmomar, Costa dé Terranova y Sarita.

Estas conversaciones no han sufrido una evolución notable desde que ambas partes expusieran sus respectivos puntos de vista. En esta fase actual de tanteo, el Polisario, uno de cuyos máximos dirigentes, Mohamed Lamine, sigue de cerca las conversaciones, sin participar personalmente en ellas, desea sopesar la importancia de las concesiones que pueda traer consigo la parte española, a la luz de lo que puedan ofrecerle, por su parte, los socialistas españoles.

Felipe González declaró aquí que desearía trasladarse a Tinduf ,y, desde allí, a los campos de refugiados saharauis, tal y como hiciera en otra ocasión, años pasados, para manifestar con este gesto simbólico que no existen diferencias importantes entre el PSOE y el Polisario, aunque los socialistas critican el apresamiento de los pesqueros españoles. El líder del PSOE ha propuesto también a los argelinos visitar El Asnam para poder reunirse con los médicos y enfermeras españoles que trabajan allí a raíz del seísmo del 10 de octubre.

Veinticuatro horas después de pisar tierra argelina puede afirr marse que no hay todavía nada decidido sobre la liberación de los pescadores por parte del Polisario y es prematuro prejuzgar si ésta tendría lugar antes del regreso de Felipe González a Madrid el viernes próximo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de octubre de 1980

Más información

  • En torno a las negociaciones para la liberaciónde los pescadores