Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La guerra entre Irán e Irak

El Gobierno iraní niega estar dispuesto a canjear los rehenes por material de guerra norteamericano

El primer ministro iraní, Mohaminad Ali Radjai, desmintió ayer, a través de uno de sus portavoces, las informaciones sobre una posible liberación de los rehenes a cambio de la entrega, por parte de Estados Unidos, de material de guerra a Irán. Por su parte, el ayatollah Ali Jamenei, imán de la oración del viernes y miembro del Consejo Superior de Defensa, declaró ante varias decenas de miles de personas, reunidas en la Universidad de Teherán, que su país «no está en guerra contra Irak, sino contra Estados Unidos y sus vasallos». Estas declaraciones fueron hechas tan sólo 48 horas después de que Carter calificase por primera vez a Irak de «país agresor», quebrantando así la neutralidad de Washington en el conflicto.

Los fieles presentes en la oración del viernes en la Universidad de Teherán parecían aprobar la decisión del premier iraní, Mohamed Ali Radjai, de acudir a participar en la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que tratará del conflicto irano-iraquí.No sé dónde está la organización de la ONU, pero sí sé que Radjai ha ido a la ONU y no a Estados Unidos», afirmó un anciano. «Ha ido a explicar nuestra postura y es una buena cosa», añadió.

interrogado sobre la eventualidad de la liberación de los 52 rehenes a cambio de la entrega, por parte de Estados Unidos, de repuestos para el Ejército iraní, un guardia revolucionario contestó: «No tenemos necesidad de armas, tenemos a Dios».

Radio Teherán anunció ayer en su boletín de noticias de la tarde que la población y las tropas iraníes habían recuperado el control de la carretera -de veintidós kilómetros de largo- entre el puerto de Jorramshar y Abadán, donde se encuentra la mayor refinería de Oriente Próximo, impidendo así el cerco de las dos más importantes ciudades del Juzestán.

Es más, según la agencia oficial de noticias iraní Pars, las tropas iraquíes «han tenido que retroceder en Jorramshar», ciudad que hasta ahora controlaba en su mayoría, a causa de la encarnizada resistencia opuesto por los defensores, que «combaten calle por calle, trinchera por trinchera».

Según Pars, las tropas iraquíes abandonaron el cerco al que tenían sometida la ciudad fronteriza y se retiraron del asedio, dejando importantes cantidades de material pesado, carros de combate, piezas de artillería y vehículos artillados. El Ejército iraquí perdió además quince carros de combate y catorce vehículos provistos de cañones, que fueron destruidos durante los intensos combates de los últimos días.

De acuerdo con estas informaciones, 165 soldados iraquíes murieron ayer en los frentes irano-iraquíes y 180 tanques y vehículos blindados fueron destruidos por la infantería y la artillería de Irán. La televisión iraní señaló también que dos barcos iraníes que navegan por la zona de Chat el Arab fueron cañoneados por la Marina iraquí, a consecuencia de lo cual una persona resultó muerta y once más desaparecieron.

En cuanto al frente norte, la citada fuente informó que la refinería de Tabriz fue ayer nuevamente bombardeada y se produjeron daños importantes, cuya cuantía no fue revelada.

En la localidad de Sare Pole Zahab, dos soldados iraníes resultaron muertos en los encarnizados combates registrados ayer, de los cuales la televisión iraní aseguró que se saldaron con el desalojo de las tropas iraquíes de las posiciones que ocupaban en la margen iz quierda del río Jarkeh, que riega áreas próximas a la ciudad de Dezful.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de octubre de 1980

Más información

  • Teherán anuncia la reconquista de la carretera Jorramshar-Abadán