Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Murió Alvaro Gil, impulsor de la cultura gallega

Alvaro Gil Varela, una de las figuras más relevantes de la actual cultura gallega, falleció en su casa de Madrid durante la madrugada de ayer, a los 75 años de edad. Será enterrado hoy en Lugo, su ciudad natal, a la que siempre permaneció muy ligado.Doctor en Ciencias Naturales por la Universidad de Berlín, e ingeniero de Montes, Alvaro Gil trabajó en su juventud en la importante experiencia de investigación agraria y forestal que promovió en Pontevedra el científico Cruz Gallastegui, en el seno de la Misión Biológica de Galicia. Su labor investigadora la simultaneó en esa época con una intensa dedicación literaria, que canalizó sobre todo a través de la desaparecida revista Ronsel, que él fundó en Lugo y de la que fueron directores el escritor Evaristo Correa Calderón y el musicólogo Jesús Bal y Gay.

Al terminar la guerra fue perseguido por el franquismo, que lo tuvo encerrado en la prisión política habilitada en la isla de San Simón, en la ría de Vigo. Sin haber tenido una adscripción política totalmente connotada, era conocido su apoyo incondicional a las causas galleguistas y a las ideas de la República.

Al quedar en libertad, abandonó las actividades literarias para dedicarse al mundo de las finanzas y a la promoción de industrias.

En el campo de la cultura, siguió manteniendo siempre una fundamental labor de mecenazgo, y así ayudó a fundar y a desarrollar la Editorial Galaxia, de Vigo, y aportó valiosas colaboraciones económicas y artísticas a la Fundación Penzol, de Vigo, o al Museo Provincial de Lugo. en esta Última institución pública destaca la donación de una interesantísima muestra de torques de oro encontrados en Ribadeo, cuyo valor económico podría alcanzar varios cientos de millones de pesetas. En el terreno personal, ayudó a sobrevir a varios escritores y artistas gallegos que atravesaron períodos difíciles en sus filas.

Gran aficionado a la pintura y al arte en general, poseía lo que puede ser sin duda la mejor colección privada de obras de arte existentes en Galicia, valiosa, muy particularmente, por la gran cantidad de obras maestras de la pintura gallega contemporánea y otras de la pintura clásica española. Alvaro Gil era miembro de honor de la Real Academia Gallega, pertenecía a la Academia de Bellas Artes de San Fernando. En el año 1974 fue distinguido con el Pedrón d'Ouro, que otorga anualmente el patronato del mismo nombre, en la casa donde vivió y murió Rosalía de Castro, en Padrón (La Coruña).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de octubre de 1980