Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

El Aviador Dro, entre la tecnología y las emociones

Entrevista con el grupo musical

El Aviador Dro y sus Obreros Especializados no es sólo el grupo que ganó el tercer premio en el concurso de rock de la Diputación Provincial de Madrid. Tampoco puede reducirse a un número más dentro de la poblada nueva olamadrileña. De hecho, es bastante más que un grupo musical, es un conjunto que hace música, edita sus propios manifiestos y panfletos, crea puestas en escena y desarrolla una estética distinta. Ocurre que lo suyo es sorprendente y, en algunas ocasiones, conflictivo. Pero El Aviador Dro lo tiene muy claro.

Pregunta. ¿Cómo Podría definirse la música de El Aviador?

Respuesta. En principio podría llamarse techno. Poseemos una serie de generadores de ruidos con los cuales creamos una estructura musical lo más rigida posible, que no dé lugar a devaneos o improvisaciones. En esa medida le damos mayor importancia a la tecnología que a las emociones, y utilizamos esa misma tecnología para canalizar unas impresiones y unas informaciones expresadas en música.

Pero la música en sí misma no es autosuficiente. Porque nosotros pretendemos utilizar cuantos canales de información podamos, como nuestra misma imagen o los escritos que repartimos. Todo ello da por resultado una estructura que provoca una serie de emociones en quienes la reciben.

P. Muchas veces El Aviador se comporta como una entidad agresiva, rociando a la gente con sprays, que el buen sentido habitual identifica como malolientes o gritando: ¡El rock ha muerto! en una reunión de rockers...

R. Nosotros radicalizamos determinados aspectos que puedan provocar una reacción. En el caso de los sprays, por ejemplo, unos se sentirán atraídos y otros repelidos. Pero es parte del proceso: crear barreras y puentes, que cambian de manera constante.

P. ¿Y la gente lo entiende, siente algo con ello?

R. A fin de cuentas, cada cual percibe siempre su propia reaccion, y aunque ésta sea de odio o incomprensión total, eso ya es mejor que aburrirse. Pero la reacción se da.

En todo caso, estamos convencidos de que hay poca gente que comprenda, pero esto no es algo que nos preocupe. Nosotros no tratamos de ganar gente o compradores de discos, sino de unir a una cierta cantidad de personas que piensan, aunque sea en embrión, de una determinada forma: la de una técnica compatible con la humanidad cara a un futuro en que esa humanidad evolucione mucho más.

P. Hay, sin embargo, quien tiene de El Aviador la imagen de cuatro fascistas disfrazados de locos...

R. Eso es debido a que todavía hay muchos que funcionan con dualidades e identificaciones estúpidas, como las de futurismo-fascismo, que es la que más nos afecta. Pero nosotros no pretendemos crear un sistema social parecido a algo de lo que se haya visto hasta ahora. De hecho, estamos en contra de cualquier organismo político, que nos parece aburrido e inoperante. Y más en concreto, contra cualquier tipo de organismo conservador fascista o neonazi, que tienden a un inmovilismo, que es justo lo contrario de lo que nosotros defendemos.

P. ¿Y en cuanto a la canción Nuclear, sí?

R. Decimos Nuclear, sí, porque decimos sí a la energía, que es la fuerza que va a permitir un mundo altamente tecnificado y mucho mejor que éste. Y básicamente apoyamos la energía nuclear de fusión frente a la de fisión o también la solar en órbita alta. Cosas para las que nuestra tecnología actual está preparada y que sólo se ve interrumpida por unos humanos desorganizados que sólo piensan en su bolsillo.

De todas formas, más peligrosos que una central nuclear nos parecen los movimientos ecologistas. Mientras sobre nuestro territorio pasan todos los días aviones americanos cargados de bombas atómicas, los ecologistas se dedican a canalizar una propaganda antiprogreso, pagada por quienes tienen interés en que las cosas permanezcan como están; es decir, por quienes le sacan provecho a esta situación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de agosto de 1980