Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Falleció el escenógrafo y pintor Sigfrido Burmann

Era de origen alemán y trabajó siempre en España

Sigfrido Burmann, pintor y escenógrafo, falleció ayer en Madrid a la edad de 89 años. Su contribución a la escenografía española fue importante dentro de la evolución de nuestro teatro. Era de origen alemán, y desde 1910 estaba establecido en España.

El escenógrafo será enterrado hoy en el cementerio de Carabanchel. Su fallecimiento se produjo a consecuencia de una embolia. Gozaba de excelente salud, a pesar de su edad, y en los últimos años jamás había acudido al médico.Cuando Burmann vino a España lo hizo gracias a una beca que le permitió estudiar pintura. Desde entonces, su actividad en nuestro país fue incesante, no sólo en el plano de su dedicación pictórica sino en el terreno de la escenografía teatral. Hizo aproximadamente unas quinientas escenografías y decorados para cine, teatro y óperas.

El apogeo de Sigfrido Burmann coincidió con los años del cine histórico. Decorados suyos pudieron verse en películas como Raza, Locura de amor, Pequeñeces, Los últimos de Filipinas, Alba de América, El último cuplé, y en numerosas obras de teatro montadas por las compañías de teatros nacionales y Festivales de España.

Sus maestros son significativos para entender la evolución de su personalidad artística. Recibió la influencia de Reinhardt, Meyerhold y Piscator. Con este último tuvo un trato muy directo.

Sin embargo, a pesar de estos comienzos, donde primaba el estilo del teatro expresionista y hasta épico, con la estética de la distanciación, Burmann no llegaría a triunfar hasta mucho más tarde, y ello modificando su estilo hacia una reconstrucción más verista, no exenta pese a todo de solemnidad. Precisamene de la combinación de los hallazgos del teatro épico, sometidos a una veracidad menos excesiva, supo Burmann extraer sus mejores éxitos posteriores,. adaptándose al teatro que se producía en España en aquellos años, y, sobre todo, a su producción cinematográfica en la postguerra. Fue, dentro de este marco, un creador con personalidad propia, y tal vez el mejor intérprete de esta estética, que asumió con gran calidad.

Su relación con el teatro español comenzó en 1920, cuando Gregorio Martínez Sierra le propuso, en Granada, que trabajara con su compañía.

La contribución de Burmann a la escenografía del teatro,español se central sobre todo, en su incorporación del decorado corpóreo. Miguel Narros, director de teatro con el que Burmann trabajó en una ocasión; recuerda el trabajo del escenógrafo fallecido como el de «un laborioso apasionado del teatro ».

Según Narros, Burmann «rompió con un sistema de ver el espacio escénico y contribuyó a iniciar un camino y una escuela que se caracterizó por su tratamiento del realismo».

"Un niño mayor"

Desde el punto de vista personal, Miguel Narros recuerda a Sigfrido Burmann «como un ser muy vital, de gran amabilidad. Parecía un niño mayor que comunicaba una alegría espléndida».Sigfrido Burmann trabajó, entre con otros, con el ya citado Narros y con Tamayo, José Luis Alonso y Luis Escobar.

La primera escenografía la realizó Burmann en 1920, para la obra de José María Granada Manolito Pamplinas, que se estrenó en el teatro Eslava. Hizo después trabajos para obras de numerosos autores españoles, desde García Lorca a Alejandro Casona, pasando por Benavente, Muñoz Seca, Jardiel Poncela y José María Pemán.

En la biografía difundida por Efe se indica que Sigfrido Burmann conoció y trató a García Lorca, a quien regaló un piano; fue amigo de Falla, y suya fue la primera caja de pinturas con que trabajó Salvador Dalí.

Sigfrido Burmann nació en Northeim (Hannover), en Alemania. Estaba casado con una española y tenla cuatro hijos, uno de los cuales sigue los pasos de su padre en el teatro y en la pintura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de julio de 1980