Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ejército afgano obliga a los comerciantes a reabrir sus tiendas

El Ejército afgano puso fin el lunes a la huelga de los comerciantes de Kabul, recurriendo a la fuerza para obligar a abrir las tiendas que permanecieron cerradas duranté tres días, según se supo ayer de fuentes diplomáticas en Islamabad.Destacamentos de soldados forzaron el lunes por la mañana los cierres de los comercios cuyos propietarios seguían en un 90% las consignas de huelga difundidas por la guerrilla. Por la tarde, las tíendas de Kabul empezaron a abrir y la situación se normalizó el martes.

Según fuentes fidedignas de Kabul, dos oficiales del Ejército afgano resultaron muertos en el curso de esas operaciones, mientras los rebeldes, por su parte, han dado muerte a dos tenderos que se negaron a aplicar la consigna de huelga.

En el parque de Jashen, donde se celebran las fiestas de la capital afgana, centenares de fotos del dirigente de la organización musulmana rebelde Hezbi Islami han sido distribuidas, mientras jóvenes mujahidin, algunos de ellos armados, controlaban el cierre de las tiendas.

Algunos comercios, casi todos ellos de alimentación, permaneciero.n, sin embargo, abiertos. Se cree que los rebeldes han decidido dejar a la población algunas tiendas abiertas para que pueda abastecerse.

Los vuelos de aviones soviéticos de transporte pesado se han reducido en el aeropuerto de Kabul. El domingo y el lunes los Antonov se sucedieron al ritmo de seis a siete cada noche, indican fuentes diplomáticas.

Fuentes fidedignas confirmaron, por otra parte, el ataque guerrillero contra el depósito de armas situado cerca de la cárcel de Puli Charki, el 19 de junio. El depósito estalló.

Por último, rebeldes afganos han hecho explosionar parte del nuevo oleoducto soviético que abastece una importante base militar del Ejército Rojo en Deshi -provincia de Baglan-, informan en Nueva Delhi.

Por lo menos siete soldados soviéticos y cinco rebeldes resultaron muertos en una pequeña escaramuza que se produjo a raíz de la voladura del oleoducto.

Por otra parte, ayer se supo que una división militar soviética y 108 carros de combate, que abandonaron Kabui el lunes, habían cruzado la frontera soviético-afgana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de junio de 1980