Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Pleno del Congreso pide al Gobierno decisión y contundencia frente al terrorismo

Por 305 votos favorables, ninguno en contra y dos abstenciones (una de ellas del diputado abertzale Juan María Bandrés, y la otra, fruto de un error, del socialista Manuel Núñez), el Pleno del Congreso de los Diputados aprobó ayer una moción por la que requiere al Gobierno ante la nueva acción coordinada y dirigida por ETApm en Andalucía y en el País Valenciano, «para que ataje la acción terrorista con toda la decisión y contundencia que las leyes permiten». Los proponentes de la moción fueron los socialistas, pero al texto aprobado se incorporó una enmienda comunista, aceptada por todos los grupos.

La parte inicial de la proposición no de ley -debida íntegramente a la propuesta socialista- alude a la acción terrorista de ETApm en los territorios citados, mediante la colocación de bombas en zonas turísticas y de descanso, «con la finalidad de obtener por medio de la coacción y de la amenaza determinados objetivos políticos».El Congreso de los Diputados, ante esta situación, declara:

«Primero. El Estado no aceptará en ningún caso entrar en negociaciones para discutir los repetidos objetivos pretendidos por ETA Político-militar.

Segundo. Que tales procedimientos suponen una cínica y criminal acción inaceptable como método en cualquier país civilizado, que el Congreso de los Diputados reprueba y condena.

Tercero. Que el principal perjuicio lo sufren los trabajadores y las empresas de las zonas afectadas, todos los ciudadanos residentes en las mismas y todas aquellas personas nacionales o extranjeras que pretenden pasar en ellas sus vacaciones.

Cuarto. Que los intereses colectivos y la economía general pueden verse seriamente afectados por la incalificable campaña de ETA Político-militar».

La proposición socialista añade lo siguiente: « Por tanto, requiere al Gobierno, a todas las autoridades y a todos los ciudadanos para que tomen todas las medidas pertinentes, tanto a nivel interno como internacional para atajar la acción terrorista con toda la decisión y contundencia que las leyes permiten».

Aceptada la enmienda comunista

Este último párrafo fue sustituido, con la conformidad incluso de Manuel Fraga, en nombre de Coalición Democrática, por el siguiente, fruto de una enmienda comunista: «Requiere al Gobierno y a todas las autoridades para que tomen las medidas pertinentes, tanto a nivel interno como internacional, para atajar la acción terrorista con toda la decisión y contundencia que las leyes permite, con el fin de hacer posible la convivencia pacífica entre todos los españoles y el pleno ejercicio de las libertades públicas, tanto colectiva como individualmente. El Congreso de los Diputados insta a todos los ciudadanos a pronunciarse activamente por la consecución de estos objetivos, como garantía indispensable para el pleno funcionamiento de nuestra sociedad democrática».

En nombre de los tres grupos socialistas proponentes de la moción, intervino Carlos Solchaga, quien aseguró que no pretendían apuntarse un tanto político, ni caer en la trampa de «discutir los objetivos políticos que los responsables de ETApm parecen plantearse al hacer esta amenaza». Recordó que ETApm pretende distinguir sus acciones de terror y de chantaje de las de la otra rama de la ETA, «por aquello de que en algún momento de su historia han aceptado lo que ellos califican de vía institucional o del estatuto».

La ausencia del PNV

El socialista Gregorio Peces-Barba recordó más tarde que la defensa por parte de Solchaga de la proposición socialista quería poner de relieve que los socialistas vascos reprueban las acciones terroristas.

En contraste con esta actitud, lamentó la ausencia del PNV, para la que no encontró justificación ni tampoco para el chantaje que ejerce sobre el Gobierno y su partido.

El andalucista Miguel Angel Arredonda también lamentó la ausencia del PNV, al que recordó que para gobernar debe arrostrarse LI Impopularidad, cuando es necesario. Añadió que ETApm se alía con las fuerzas más reaccionarias -que, entre otras cosas, piden el restablecimiento de la pena de muerte- para desestabilizar la democracia y empobrecer Andalucía y otros pueblos.

La posición de Bandrés

Especial interés existía en el hemiciclo por conocer la posición del diputado de Euskadiko Ezkerra (EE) Juan María Bandrés, en este debate, dadas las relaciones que se atribuye a EE con ETApm. Bandrés agradeció a los miembros del Grupo Mixto que le hubieran dejado hablar en nombre de su partido exclusivamente. Rechazó las actuaciones que originaban este debate, y dijo hacerlo «sin ambigüedad». Recordó unas palabras suyas, en ocasión penosa (con motivo de la explosión de una bomba de ETApm), según las cuales «el mejor procedimiento para que no exploten bombas es no ponerlas».

Sin embargo, Bandrés se opuso a que los hechos sean desmesurados o aislados de su contexto. «Los hechos no se producen en una campaña neumática. Hoy existe involución en las relaciones de Euskadi con el poder central». Aludió al abandono del Parlamento por parte del PNV, que hace que Bandrés sea el único nacionalista vasco en el Congreso de los Diputados, que trata de demostrar, con su presencia la solidaridad de la izquierda abertzale con el resto de los pueblos del Estado. Aseguró que algo grave ocurre para que un partido conservador como el PNV no esté en el Parlamento.

A continuación, Juan María Bandrés declaró que no podía decir ya que en Euskadi no exista tortura y aludió concretamente a la que él había comprobado en la persona de Santiago Suárez. Asimismo, aludió a la actitud amenazante del ministro del Interior -«conmigo o conta mí»-, a las instrucciones dadas a los gobernadores civiles y a la no destitución del director de la cárcel de Soria.

Por último, Bandrés expresó su rechazo a las acciones de ETApm, pero anunció que no aprobaría la moción, ya que, como jurista, sabía muy bien lo que significaba «con toda la decisión y contundencia que las leyes permiten».

El centrista Antonio Jiménez Blanco lamentó la abstención anunciada por Juan María Bandrés, y aseguró que sólo cuando vote a favor de una propuesta de este carácter se hará la luz sobre su posición política en este tema.

Por su parte, el ministro del Interior, Juan José Rosón, tras agradecer a la Cámara la posición generalmente favorable a la moción, manifestó su desacuerdo con imputar a la policía un protagonismo en los sucesos de la cárcel de Soria, cuando fue necesaria su presencia para poner orden en ella. Asimismo, negó las acusaciones de malos tratos y la coincidencia, por parte de Bandrés, con dos de los tres puntos reivindicados por ETApm.

En respuesta a unas palabras anteriores de Fraga, quien había manifestado «o ellos o España», el ministro del Interior señaló: «Nosotros optamos por el País Vasco y por España, frente a la irracionalidad de ETApm».

La información y el terrorismo

Todos los grupos parlamentarios coincidieron en la repercusión de las acciones programadas por ETApm sobre la situación económica de los trabajadores y pequeños empresarios y el riesgo de que se produzca un enfrentamiento entre los pueblos y se fomente un sentimiento antivasco en el resto de España.

El socialista Peces-Barba introdujo el tema de la actitud de los medios de comunicación social. Señaló que los que son propiedad del Estado han silenciado la información sobre la campaña de ETApm. Negó que una correcta información pueda ser considerada apología del terrorismo y aludió especialmente a la conveniencia de que Televisión hubiera informado debidamente.

El portavoz centrista, Antonio Jiménez Blanco, reconoció que es necesaria «cierta dosis de información para mantener a los ciudadanos despiertos». Pero encontró muy problemático cómo y cuándo debe darse tal información, y aseguró que científicamente está en estudio y políticamente es un problema profundamente delicado si la información sobre las acciones terroristas benefician a la sociedad o producen un efecto multiplicador.

Más información del Pleno del Congreso, en la página 19

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 1980

Más información

  • Propuesta socialista, modificada por una enmienda comunista