Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro de Asuntos Exteriores argelino visitará España a primeros de junio

El ministro de Asuntos Exteriores argelino, Mohamed Seddick Benvahia, mantendrá un encuentro con su homólogo español, Marcelino Oreja, el próximo 4 de junio. Esta visita, calificada de «trabajo y amistad», permitirá a ambos jefes de la diplomacia tratar de la situación internacional, las relaciones bilaterales y los problemas de la región norteafricana.Benvahia hará escala en Madrid a su regreso de la capital británica y permanecerá cerca de doce horas, a invitación del señor Oreja. Ambos se habían entrevistado ampliamente en Argel durante el viaje oficial del presidente Adolfo Suárez, el año pasado, y volvieron a saludarse, brevemente, en la capital yugoslava, durante los funerales del mariscal Tito.

El tema del Sahara occidental figurará, sin duda alguna, entre los que serán discutidos por los dos ministros. Sin que pueda hablarse de «horizonte permanentemente azul», el actual estado de las relaciones diplomáticas entre Argel y Madrid ha mejorado sensiblemente, en tanto que no parece haber disminuido el «escollo» que representa la oposición de algunos círculos del Frente de Liberación Nacional argelino a normalizar por completo esas relaciones mientras España no haya denunciado los acuerdos tripartitos de Madrid sobre el Sahara occidental.

Benvahia, actual miembro del buró político del FLN, había consolidado su imagen de hábil negociador y diplomático ante el resto de los dirigentes argelinos durante la última sesión del comité central del partido único argelino. Tras haber logrado superar el «bache» psicológico que representaba la sucesión política de Abdelaziz Buteflika al frente de la diplomacia argelina, Benvahia ha reforzado su prestigio en el ámbito de las reuniones del «frente de la firmeza» árabe y de la Organización para la Unidad Africana.

El ministro argelino es conocido como un partidario de la tesis según la cual debe reforzarse el ámbito de la gestión gubernamental y su independencia acerca de los canales del partido, que no deben interferir en el dominio propio de las instituciones del régimen. Según parece, en el próximo reajuste gubernamental y del propio buró político del FLN, uno de los personajes clave será, precisamente, el propio Benvahia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de mayo de 1980