Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda "abertzale" mantiene el "Aberri Eguna de hoy en Pamplona

El Gobierno Civil de Navarra decidió, el pasado viernes, denegar la solicitud presentada por Herri Batasuna (HB) para celebrar en Pamplona una manifestación con motivo del Aberri Eguna (Día de la Patria Vasca), por entender que existen «razones fundadas de alteraciones del orden público».

En consecuencia, Fuerzas de Orden Público iniciaron, en la mañana de ayer, una «operación filtro» para evitar la entrada en Pamplona de todas aquellas personas que no justifiquen su residencia en la ciudad. Las fuerzas políticas nacionalistas vascas han protestado enérgicamente por esta medida y, en respuesta, Euskadiko Ezkerra (EE) decidió ayer convocar el Aberri Eguna en Pamplona, mientras el Partido Nacionalista Vasco (PNV) suspendió, como protesta, los actos que había programado para hoy en la capital navarra.A la vista del escrito presentado el pasado 28 de marzo por el concejal de HB en el Ayuntamiento pamplonés losu Osteriz en nombre de Acción Nacionalista Vasca (ANV), partido integrado en la coalición HB, el gobernador civil de Navarra, Eduardo Ameijide, decidió no autorizar los actos previstos por HB en Pamplona -una manifestación y un mitin-festival- «por existir razones fundadas de alteraciones graves del orden público, con peligro para personas y bienes». La resolución del Gobierno Civil recuerda también que responsables directos de los incidentes, si los hubiera, serán «los organizadores y convocantes».

El firmante de la solicitud, Iosu Osteriz, envió ayer al gobernador civil un escrito en el que manifiesta el acatamiento de su partido, ANV, a la orden gubernativa y hace constar «que no se responsabiliza en absoluto de los incidentes que pudieran provocar personas, grupos u organizaciones distintas a ANV». Estas afirmaciones de Osteriz constrastan con las efectuadas por otros dirigentes de HB, en las que se mantiene la convocatoria.

Txomin Ziluaga, secretario general del Partido Popular Socialista Revolucionario (HASI), declaró: «Una fuerza minoritaria en Euskadi, como es Unión de Centro Democrático (UCD), ha prohibido. un acto pacífico convocado por una fuerza mayoritaria. Toda la responsabilidad de las consecuencias de la prohibición, que pueden ser bastante graves», añadió Ziluaga, «será del Gobierno, ya que nosotros queríamos celebrar un día de lucha, pero de lucha pacífica, de reivindicación pacífica de nuestros derechos.»

EE, por su parte, decidió trasladar desde San Sebastián a Pamplona la convocatoria de manifestación que había cursado, «en protesta por la arbitraria prohibición del Gobierno Civil y en solidaridad con los partidos políticos afectados». Ante esta decisión, el Gobierno Civil de Guipúzcoa prohibió ayer la salida de autobuses de servicio público que cubren el trayecto San Sebastián-Pamplona, y también el alquiler de autocares con destino a la capital navarra.

En círculos políticos navarros se apuntaba ayer la posibilidad de que una de las razones de la prohibición estaba en el escándalo desatado por el asunto FASA-Del Burgo, ya que en medios oficiales se temía que la manifestación derivara en una protesta contra Del Burgo.

Página 11

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de abril de 1980

Más información

  • Pese a la tajante prohibición del Gobierno Civil