Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRENSA

Ricardo Cid, redactor de "La Calle", continúa en prisión

Anoche existía grave preocupación en los medios de la profesión periodística ante la permanencia en prisión de Ricardo Cid Cañaveral, pese a la expectativa, propiciada por algunos medios informativos, de su inmediata puesta en libertad. «El caso de Ricardo Cid », declaró a EL PAIS, César Alonso de los Ríos, director de La Calle, «es el punto más alto de un proceso de represión de la libertad de expresión en estos últimos tiempos. Es increíble que una vez aprobada la Constitución, la libertad de expresión y los profesionales de la información se vean sometidos a prácticas propias de una dictadura.»Varios centenares de personas, trabajadores de prensa, personalidades políticas y agrupaciones profesionales y sindicales han firmado una carta exigiendo la libertad inmediata del periodista Ricardo Cid Cañaveral, redactor del semanario La Calle. La carta, dirigida al presidente del Gobierno, será entregada en la mañana de hoy, sábado, por compañeros de Ricardo Cid, del citado semanario, en el palacio de la Moncloa.

Portavoces de La Calle declararon anoche que, «mientras tanto, pese a las noticias difundidas por algunos medios de prensa, Ricardo Cid Cañaveral sigue en la prisión de Carabanchel de Madrid, en espera que se cumplimenten los trámites judiciales precisos para su liberación. En el momento de redactar esta nota, en la noche del viernes, sigue sin llegar el exhorto del Juzgado número 5 de Barcelona, necesario para la puesta en libertad».

Entre las personalidades firmantes de la carta aparece Pío Cabanillas, presidente de la Comisión de Justicia del Congreso; Felipe González, Marcelino Camacho, Antonio Gades, Carmen Díaz de Rivera, Miguel Angel Aguilar y otros.

Se da la circunstancia de que Ricardo Cid había sido objeto de numerosas querellas. Aunque ciertas fuentes informativas aseguran que en este último proceso no se había presentado al juzgado, en medios periodísticos se consideraba anoche que «es ciertamente exasperante la continua presión de citaciones judiciales sobre los periodistas».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de marzo de 1980