UCD estudia la creación de una región autónoma con León, Zamora y Salamanca

UCD de León estudia la posibilidad de constituir un nuevo ente autonómico con las provincias integrantes del viejo reino -Zamora y Salamanca-, basado en afinidades de carácter económico y, más concretamente, en la elevada cuantía de los ingresos que previsiblemente recibirán estas provincias a través del llamado canon de producción de energía eléctrica (veinte céntimos por cada kilovatio-hora exportado).

Una propuesta en este sentido fue aprobada en la última reunión de la ejecutiva leonesa de UCD, en la que se encargó al ex ministro del Interior y actual número uno del partido en esta provincia, Rodolfo Martín Villa, que iniciase contactos con los representantes ucedistas de Zamora y Salamanca. La reunión tuvo lugar el sábado día 1, fecha en la que visitó León el actual ministro de Cultura, Ricardo de la Cierva, sin que hasta el momento se haya dado publicidad a los acuerdos adoptados en la misma.EL PAIS pudo saber, sin embargo, de fuentes próximas a UCD, que la posible integración de León, Zamora y Salamanca en una nueva comunidad autónoma fue presentada como iniciativa de estas dos últimas provincias, actualmente integradas en el Consejo General de Castilla y León. El tema volverá a ser planteado de nuevo a finales de este mes, una vez que Martín Villa presente a la consideración de la ejecutiva un informe sobre la viabilidad del proyecto, así como de otras posibles alternativas: propuesta de una autonomía uniprovincial para León o integración en Castilla, previas negociaciones con el resto de los partidos políticos.

No es la primera vez que el canon de producción de energía eléctrica se utiliza como argumento en la polémica autonómica que envuelve desde hace años a la provincia de León, que, junto con Santander y Logroño, se ha negado a formar parte del Consejo General Castellano-Leonés. Meses atrás, la propia Cámara de Comercio, la Fele (Federación Leonesa de Empresarios) y altos cargos del partido del Gobierno habían abogado públicamente por una autonomía de ámbito exclusivamente leonés, amparándose en los beneficios que el citado canon podría aportar a la provincia, en orden a futuras inversiones.

Según estadísticas oficiales de 1978, la producción anual de energía eléctrica en las tres provincias del viejo reino se estima en seis millones de megavatios-hora para León, 2,8 millones para Zamora y 7,9 millones para Salamanca, frente a un consumo interno de un millón, 240.000 y 400.000 megavatios, respectivamente. El canon de producción de energía eléctrica, todavía pendiente de aprobación por las Cortes, supondría unos ingresos del orden de mil millones de pesetas anuales para la primera de estas provincias, alrededor de quinientos millones para Zamora y otros 1.300 para Salamanca, lo que posibilitaría la creación de casi 2.000 nuevos puestos de trabajo por año en la región.

Por el momento se desconoce el resultado de las negociaciones que haya podido llevar a cabo Martín Villa durante los últimos días con las ejecutivas de su partido en Zamora y Salamanca, así como el grado de aceptación del nuevo proyecto autonómico en ambas provincias. En medios políticos de León se destaca en este sentido las dificultades de carácter interno que plantearla para la propia UCD un reparto de las provincias que actualmente integran el Consejo General de Castilla y León, todo ello unido a la probable oposición de los partidos de izquierda, que tradicionalmente han venido defendiendo la constitución de un ente regional indivisible.

Estos partidos, por el contrario, consideran que tanto el nuevo proyecto como la indefinición de la provincia leonesa responden a una estrategia premeditada de UCD por retrasar el proceso autonómico castellano hasta después de las elecciones generales de 1983, consistente en utilizar a esta provincia como pieza negociable frente al resto de la región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 14 de marzo de 1980.

Lo más visto en...

Top 50