Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estados Unidos pidió, de forma oficial, el boicot a los JJOO de Moscú

Estados Unidos solicitó ayer oficialmente el boicot a los Juegos Olímpicos de Moscú ante la reciente invasión soviética en Afganistán. El secretario de Estado norteamericano, Cyrus Vance, hizo pública la solicitud en el transcurso de la alocución que pronunció ayer ante el Comité Olímpico Internacional, reunido en la ciudad norteamericana de Lake Placid, donde el próximo martes está prevista la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno. Juan Antonio Samaranch, que figura como miembro de la comisión ejecutiva del COI, con el cargo de vicepresidente, aseguró por su parte a EL PAÍS que «el tiempo juega a favor de los Juegos Olímpicos de Moscú»

El secretario de Estado norteamericano solicitó al COI que traslade los Juegos Olímpicos de Verano de Moscú a otro lugar, ya que ello supondría dificultades que se podrían solventar. «Hay precedentes de cancelación de los Juegos Olímpicos -comentó Cyrus Vance-, o quizás fuera posible posponerlos por un período de tiempo de un año o algo más. »Cyrus Vance anunció en su discurso que bajo ningún concepto Estados Unidos enviará a sus atletas a los Juegos Olímpicos de Verano, si éstos se celebran en la capital soviética. «Mi Gobierno», señaló el secretario de Estado norteamericano, «considera una violación del principio fundamental olímpico en que se celebren Juegos Olímpicos en uan nación que está actualmente envuelta en una guerra de invasión y que se ha negado a obedecer las demandas de la comunidad internacional para conceder el alto a su agresión y retirar sus tropas de Afganistán.»

El secretario de Estado norteamericano insistió ante los miembros del COI en que la decisión de su país para no acudir a los Juegos Olímpicos de Moscú cuenta con la aprobación del presidente Carter y de las dos Cámaras del Congreso, y es absolutamente firme.

El Comité Olímpico Internacional examinará la petición de Estados Unidos presenta por Cyrus Vance. El ambiente en Lake Placid es calificado de «moderadamente optimista» para encontrar una solución a la amenaza de boicot norteamericana que gravita sobre los Juegos Olímpicos de Verano. Se destaca la declaración del embajador soviético en Tokio, que dejó entender que la URSS podría retirar su Ejército de Afganistán. Caso que, de producirse, no sería inmediato, y obligaría a un cambio de estrategia por parte de Washington, teniendo en cuenta qué el presidente Jimmy Carter mantiene oficialmente la fecha del próximo día 20 de febrero para que los soviéticos se vayan de Afganistán.

En realidad, los medios deportivos señalan que la fecha «tope» para que un país se inscriba en la participación de los Juegos de verano concluye el 24 de mayo. «Hasta entonces, Estados Unidos tiene tiempo para concretar su postura», afirmó el señor Samaranch. Destacó que la «tensión» parece relajarse ligeramente y confirmó telefónicamente desde Lake Placid que mañana habrá una resolución del Comité Olímpico.

Por otra parte, Anselmo López, secretario general del Comité Olímpico Español y de la comisión ejecutiva de los comités olímpicos, precisó que «la orientación general es que se cumplan las reglas del Comité Olímpico». Es decir, que las reglas del deporte pasan por encima de toda consideración política. «A nivel personal veo más optimismo, o por lo menos no tanto pesimismo, como hace unos días», añadió el señor López.

Washington quiere ir hasta el final y «presionar» a la URSS para una retirada de Afganistán. Jimmy Carter cuenta con ello para su prestigio personal -en plena campaña electoral en Estados Unidos-, a la vez que los soviéticos no retirarán, sin duda, sus tropas de Afganistán antes de la fecha del 20 de febrero. Cogido entre tal polémica, el Comité Olímpico sacará, posiblemente, una declaración que reafirme sus principios y recuerde, como repite incansablemente su presidente, lord Killanin, que «es ilegal y técnicamente imposible» trasladar, aplazar o, simplemente, cancelar los Juegos Olímpicos de verano en Moscú. «Considero que no se puede frustrar la ilusión deportiva de la juventud del mundo», añadió, por su lado, el representante español, Anselmo López.

El margen de la polémica, ¿Moscú sí o Moscú no?, Lake Placid ultima sus preparativos para el acto inaugural el martes próximo de los Juegos Olímpicos de Invierno. Walter Mondale, vicepresidente de EEUU, representará al presidente Jimmy Carter, que «boicotea» personalmente, por primera vez en la historia de los Juegos, la inauguración a nivel presidencial por parte del país anfitrión. Los chinos de Taiwan participarán también, aunque con cambio de bandera. En cuanto al equipo español, las esperanzas son mínimas, por no decir nulas, de conseguir ninguna medalla. «Pensar en medallas me parece una ventura, pero tal vez tengamos alguna alegría», dijo a EL PAÍS Anselmo López. Queda lejos la sorpresa de Francisco Fernández Ochoa, en Sapporo en 1972, pero la esperanza es lo último que se pierde en deporte.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de febrero de 1980

Más información

  • Ante el Comité olímpico Intemacional, reunido en Lake Placid