Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Paralizada la actividad académica en las universidades

El primer día de la semana de huelga convocada por la coordinadora estatal de estudiantes universitarios contra el proyecto de ley de autonomía universitaria se caracterizó por la celebración de numerosas asambleas y actos culturales y la paralización de las actividades académicas, sin que se registraran incidentes de importancia.

Similares características registró la huelga de los estudiantes de enseñanza media, que no tuvo la misma repercusión que la de los universitarios. En Madrid concretamente, según datos de la coordinadora estudiantil, el paro afectó a 38 institutos, veintitrés centros de formación profesional y dos colegios privados. En Barcelona su alcance fue mucho mayor, pues afectó a 110 de los 125 Institutos existentes. A las nueve y media de la noche, TVE ofreció en directo un debate sobre el proyecto de ley de autonomía universitaria, entre el ministro de Universidades e Investigación, Luis González Seara, y los diputados del PSUC, Eulalia Vintró; de UCD, Luis Gamir; del PSOE, Javier Solana, y José Manuel González Páramo, en representación de CD. El ministro, en su primera intervención, centró su defensa del proyecto de ley en los tres principios generales que inspiran su redacción: el concepto de la universidad como servicio público, el principio de autonomía y la libertad académica. En opinión de la diputada comunista Eulalia Vintró, estos tres principios, que figuran en el preámbulo del proyecto, no son respetados por el articulado del proyecto de ley, que no tiene en cuenta las atribuciones de las comunidades autónomas. El diputado socialista Javier Solana comenzó por aludir a la «desmoralización » de los estamentos universitarios y señaló la imperiosa necesidad de una reforma de la universidad. A su juicio, dicha reforma no va a conseguirse con este proyecto de ley, encuadrado en todo un proyecto educativo de UCD «injusto, clasista y atentatorio contra la libertad», aludiendo con especial dureza hacia los proyectos de ley que afectan a los niveles de enseñanza previos a la universidad. Dijo que le parecía muy significativo que se empezase a hablar de aproximación de las tasas a los costes reales justamente cuando es mayor el número de estudiantes de las clases modestas que se aproximan a la universidad. Página 13

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de enero de 1980

Más información

  • Debate televisado sobre el proyecto de autonomía universitaria