Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ha muerto Luis Cuadrado, operador del nuevo cine español

El operador de cine Luis Cuadrado falleció anoche en Madrid y será enterrado este mediodía en la capital de España. Está previsto el entierro para la una de la tarde. Partirá de la clínica Puerta de Hierro, donde falleció.Luis Cuadrado nació hace 47 años en Toro (Zamora). Su vida profesional relacionada con el cine fue especialmente fructífera, y puede decirse que sin él no se entendería hoy el auge que en los últimos años ha tenido el nuevo cine español. El trabajo de Luis Cuadrado fue truncado hace cuatro años por una progresiva ceguera que en los últimos tiempos ya fue total.

Entre las películas en las que Luis Cuadrado intervino como director de fotografía figuran obras tan representantivas como La caza, El jardín de las delicias y Peppermint frappé, de Carlos Saura; Mañana será otro día y Un invierno en Mallorca, de Jaime Camino; Juguetes rotos y Adiós, cigüeña, adiós, de Summers; El espíritu de la colmena, de Víctor Erice; Hay que matar a B y Furtivos, de José Luis Borau; El amor del capitán Brando, de Jaime de Armiñán; La regenta, de Gonzalo Suárez; Pascual Duarte, de Ricardo Franco, y Emilia, parada y fonda, de Angelino Fons, además de otras de muy diversos autores españoles y extranjeros.

Cuando ya fue imposible contar con Luis Cuadrado como operador de cine, el mundo del espectáculo se volcó en su homenaje. La obra de Luis Cuadrado, en efecto, fue glosada y homenajeada en diversas capitales españolas. Por otra parte, el Festival Internacional de Cine de Londres le dedicó un ciclo en el que fue destacada la contribución de Luis Cuadrado a dar al cine una nuevaluz.

En ocasión de una serie de testimonlos de directores que trabajaron con él, José Luis Borau dijo que para Luis Cuadrado «cada plano era un desafío, Jaime Chávarri señaló que Cuadrado «era el mejor». Ricardo Franco denunció «la tremenda injusticia» de la ceguera de Luis Cuadrado. Manuel Gutiérrez destacó la calidad de Luis Cuadrado como un hombre totalmente entregado al cine. Basilio Martín Patino dijo, acerca del trabajo del operador: «No se puede dar más.» «Luis ha hecho algo tan difícil, tan difícil, como ser colaborador insustituible y maravilloso amigo», declaró Carlos Saura, y Gonzalo Suárez explicó sus palabras de este modo: «Le dije a Luis Cuadrado que me habían pedido que escribiera algo sobre él. Al oírlo se puso a gatas en el suelo y colocó un papel en blanco sobre su espalda. Luego me ofreció un bolígrafo: «Ahora ya puedes escribir algo sobre mí», me dijo. «No olvidemos que Luis Cuadrado es hijo de un restaurador de vidrieras, y que desde niño vio trabajar a su padre en las catedrales. Convirtió las pantallas en ventanales e impuso su propia estructura de luz y color al cristal transparente», añadió Suárez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de enero de 1980