La URSS veta en la ONU las sanciones norteamericanas contra Irán

La Unión Soviética vetó ayer la propuesta norteamericana para que el Consejo de Seguridad impusiera estrictas sanciones a Irán por su negativa a escuchar las demandas anteriores de ese organismo para que liberara a los rehenes. Sorprendentemente, la resolución obtuvo la aprobación de diez países, dos votaron en contra (Unión Soviética y Alemania Oriental), dos se abstuvieron (México y Bangladesh) y China no participó, por considerar que la aplicación de sanciones no facilitaría la liberación de los rehenes.

Por ser miembro permanente del Consejo, el voto en contra de la URSS constituyó veto, su segundo consecutivo en el Consejo, ya que recientemente vetó la resolución que deploraba la invasión de Afganistán y pedía la retirada de sus tropas de ese país.Votaron a favor: Jamaica, Túnez, Nigeria, Filipinas, Noruega, Portugal, Zambia, Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia.

Todos estos países, algunos con ciertas reservas, manifestaron que la retención de los rehenes, en desafío a las decisiones unánimes anteriores del Consejo solicitando su liberación, plantean una grave amenaza a la Organización de Naciones Unidas y a su responsabilidad de mantener la paz y seguridad internacionales.

El secretario general, Kurt Waldheim, primero, y el embajador de Estados Unidos, Donald McHenry, después, explicaron los recientes intercambios de mensajes con Irán y coincidieron en señalar que no han abierto vías a una solución negociada.

México y Bangladesh opinaron que la adopción de sanciones tiende a exacerbar la situación conflictiva y no contribuye a una solución política, sino que, por el contrario, la dificulta, y debe continuarse el esfuerzo del secretario general, de la ONU y de todos los países e instituciones internacionales, para lograr la liberación de los rehenes.

La Unión Soviética calificó de «inadmisible» el que Estados Unidos pretenda involucrar a la ONU en su campaña de amenazas e intimidación contra Irán, y aunque reiteró que su país considera que la toma y retención de los rehenes por Irán viola las convenciones internacionales sobre la inmunidad diplomática, y coincidió en apelaciones del Consejo para que los liberara, la disputa es bilateral entre EEUU e Irán, y las sanciones son improcedentes. Alemania Oriental coincidió con esa posición.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Reaccionando al veto soviético, el representante de EEUU en el Consejo de Seguridad, Donald McHenry, declaró que el ejercicio del veto por la URSS era un acto «cínico e irresponsable», al tiempo que anunciaba que su país aplicaría con firmeza las medidas de retorsión contra Irán hasta la liberación de los rehenes. EEUU, añadió, espera poder contar con el respaldo de la ONU en el cumplimiento de estas medidas. Un comunicado del Ministerio iraní de Asuntos Exteriores, hecho público en la mañana de ayer, declaraba nula y sin efecto la votación del Consejo de Seguridad de la ONU, al tiempo que advertía al Gobierno de Washington que su empeño en imponer sanciones económicas puede retrasar la liberación de los rehenes por un tiempo indefinido.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS