Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OTAN estudia represalias contra Moscú

La OTAN inauguró ayer el año con el estudio de severas medidas de represalia contra la Unión Soviética por su «masiva intervención militar» en Afganistán. EEUU, anticipándose unilateralmente a cualquier decisión de la Alianza Atlántica, decidió el lunes reanudar sus ventas de armas a Pakistán, país fronterizo de Afganistán, sometido hasta ahora a un embargo por no respetar las reglas internacionales en materia de no proliferación de armas nucleares.Además de una revisión de los acuerdos bilaterales EEUU y sus principales aliados europeos reunidos primero en Londres y después en Bruselas, no descartan boicotear los Juegos Olímpicos de este año en Moscú,para castigar lo que Joseph Luns, secretario general de la Alianza, describió como «primer uso directo y masivo de las fuerzas militares soviéticas en un país que no pertenece al bloque oriental».

El presidente Carter acusó ayer al presidente soviético Leónidas Brejnev de no haberle dicho la verdad, al revelar la respuesta dada por el jefe de Estado soviético a sus preguntas sobre Afganistán.

Las explicaciones dadas por Brejnev son «manifiestamente falsas», afirmó Carter en una entrevista concedida a la cadena de televisión ABC y anunció a renglón seguido un «cambio importante» en las relaciones americano-soviéticas.

Tras afirmar que esta intervención había «cambiado su opinión sobre los objetivos perseguidos» por la URSS, Carter comentó «el mensaje que ha enviado al número uno soviético, es el más duro que he enviado a un dirigente extranjero desde que dirigió EEUU. En él declaraba que la intervención (soviética) en Afganistán afectará gravemente a las relaciones entre nosotros y la URSS».

El presidente de EEUU se negó a especificar que tipo de acciones tiene la intención de tomar para replicar a la URSS, pero señaló, que se trataría de medidas más duras que simples notas de protesta.

Carter concluyó invitando a los dirigentes del mundo entero que adviertan a la URSS sobre las consecuencias de sus violaciones de la paz mundial.

Las autoridades chinas, que pidieron enérgicamente el lunes a la URSS que se retire de Afganistán, multiplicaron ayer enilos principales medios de comunicación del país sus llamamientos a la «firmeza» y vigilancia».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de enero de 1980