Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sadat, dispuesto a acoger una fuerza de intervención norteamericana

Egipto está dispuesto a recibir en su territorio a una fuerza expedicionaria enviada desde Estados Unidos para defender a cualquier país árabe necesitado de ayuda, afirma el presidente Anuar el Sadat en la entrevista que publicó ayer el semanario Octubre.En sus declaraciones, el presidente Sadat se muestra convencido de que, a raíz del conflicto iraní, Estados Unidos va camino de superar el complejo de no intervención que les quedó después de la guerra de Vietnam, de manera que acabarán por tomar medidas enérgicas frente al régimen del ayatollah Jomeini.

Para Sadat, los emiratos en tomo al golfo Pérsico son muy vulnerables después de la crisis de Irán, lo que hace pensar que pueden verse obligados en cualquier momento a pedir ayuda militar norteamericana.

El mismo presidente estima que no tendría sentido que los emiratos recurrieran a la Arabia Saudí o al Irak, pues estos países ni siquiera son capaces de defenderse a sí mismos.

La posición de Arabia Saudí en el mundo árabe, de acuerdo con el presidente egipcio, ha quedado muy comprometida después del asalto a la Gran Mezquita de La Meca, perpetrado el mes pasado.

Las autoridades saudíes calificaron a los asaltantes de fanáticos religiosos, pero Sadat afirma que pertenecían a un movimiento político con ramificaciones internacionales.

«Desde la revolución islámica de Irán los Emiratos Arabes temen por su seguridad interior, necesitan que alguien vele por su estabilidad y no tienen más remedio que recurrir a Estados Unidos», afirma.

El presidente Sadat precisa que está dispuesto a cooperar con las fuerzas norteamericanas enviadas eventualmente en defensa de alguno de los emiratos, aunque en ningún caso indica si Egipto estaría dispuesto a servir de base ante un ataque militar contra el nuevo régimen de Irán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de diciembre de 1979