Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PCE propone la unidad de la izquierda para las elecciones al Parlamento vasco

Coincidiendo con el inicio del segundo congreso del Partido Socialista de Euskadi (PSOE), Roberto Lertxundi, secretario general del PCE, reiteró ayer, en una conferencia de prensa celebrada en Bilbao, su llamamiento a las fuerzas vascas de izquierda para negociar un acuerdo programático, susceptible de desembocar en una candidatura unitaria de cara a las elecciones al Parlamento autónomo, que «condicione al PNV y permita un desarrollo progresista del Estatuto».Lertxundi informó de los contactos habidos a este respecto con fuerzas como el PSE, Euskadiko Ezquerra y ESEI, y se felicitó por la receptividad con que la idea había sido recibida. Más importante que estos contactos es, para el líder comunista, «la expectativa creada en sectores muy amplios de la población, que ven en la perspectiva de la unidad de la izquierda la única salida a la situación actual de Euskadi». Prueba de esa expectativa sería, para Lertxundi, la aparición de colectivos de intelectuales, profesionales, militantes y ex militantes de partidos de izquierda agrupados para presionar a los partidos en esa dirección».

En opinión de Lertxundi, el PNV sólo podrá gobernar en solitario «sobre la base de una política contra la izquierda, lo que implicaría su alianza, tanto a nivel de Euskadi como en el Parlamento español, con la UCD». La izquierda «tiene que plantar cara a esa perspectiva, pasando a la ofensiva en base a un programa que aborde, desde posiciones propias, los más graves problemas del País Vasco, desde la crisis económica a, la violencia».

Esa sería, a su vez, la vía para detener el retroceso electoral de la izquierda en Euskadi, creando una «dinámica capaz de compensar la despolitización y el desencanto de sectores de izquierda, que se expresaron en un espectacular incremento de la abstención en las últimas confrontaciones electorales».

No se trata, sin embargo, de pura «aritmética electoral». Lo importante es el «acuerdo programático sobre un desarrollo progresista y una lectura de izquierdas del Estatuto, planteándose la alianza electoral o no en función de ese acuerdo político». Pero, a su vez, «si se, llega a un acuerdo amplio sobre temas como el desarrollo del Estatuto, la unidad sindical, la convivencia pacífica, Navarra, etcétera, nadie entenderá que ese acuerdo no se plasme en candidaturas unitarias de la izquierda».

El cauce de expresión

El «efecto multiplicador» de tales candidaturas es para Lertxundi «evidente, a condición de que no se limite a acuerdos en la cumbre, sin o que se exprese, desde ahora mismo, en movilizaciones unitarias en defensa de aspectos parciales del acuerdo -como podía ser hoy la lucha contra el Estatuto de los Trabajadores» de UCD-, dando así cauce de expresión a esa dinámica y ese entusiasmo que haría surgir el hecho mismo de la unidad».

Recientemente, Euskadiko Ezkerra recogió el reto del PC y planteó, a su vez, un programa de siete puntos que podría servir de base para un pacto en el seno del Parlamento vasco, si bien la coalición parece poco inclinada a concretar la alianza, antes de las elecciones, en candidaturas únicas. También ESEI ha apoyado la idea, en una perspectiva similar a la del PC. Los socialistas podrían, pronunciarse en el congreso que se clausura mañana, si bien problemas como el de la línea a seguir para la integración de Navarra en la comunidad autónoma vasca podrían dificultar el acuerdo propuesto por Lertxundi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 17 de noviembre de 1979

Más información

  • Coincidiendo con el congreso socialista