"Yo he abortado voluntariamente", declaran mil trescientas mujeres

«Yo he abortado voluntariamente. » Así lo declaran, en un documento dirigido a la opinión pública, más de 1.300 mujeres, entre las que figuran conocidas actrices, cantantes, médicas, abogadas, políticas, profesoras, escritoras y periodistas. Las firmantes señalan que ante el juicio de oncemujeres en Bilbao el próximo día 26, por haber interrumpido su embarazo, «conscientes de las consecuencias y de las repercusiones penales que nos pueda reportar», han decidido declarar públicamente que ellas también han abortado de forma voluntaria.

Más información
Los nombres más conocidos

El escrito alude también a las recientes detenciones de Sardañola por el mismo motivo y exige la amnistía de todas las mujeres y hombres encausados por aborto, la inmediata libertad sin fianza de los detenidos por esta causa y un cambio de la legislación que contemple el derecho al aborto libre y gratuito.La iniciativa de recogida de firmas nació en Barcelona, y en menos de 72 horas las organizadoras consiguieron la solidaridad de 1.357 mujeres residentes en todo el territorio nacional. La recogida de firmas proseguirá en los próximos días, aunque el comunicado ya fue hecho público ayer.

Con la declaración expresa de haber abortado, las firmantes ponen de manifiesto un hecho, a su juicio, escandaloso: ninguna de las 1.300 firmantes puede ser procesada ni detenida si declara que abortó en Londres, en Arnsterdam o en cualquier capital europea en la que la interrupción del embarazo esté despenalizada, porque la jurisdicción penal española alcanza, lógicamente, sólo a hechos sucedidos en el territorio nacional, en cuyo supuesto, al ser un delito perseguible de oficio, la autoridad judicial -y concretamente, el ministerio fiscal- deberá solicitar la incoación de las actuaciones judiciales pertinentes para su esclarecimiento. «Resulta evidente que la justicia española está condenando a mujeres por el solo hecho de no haber tenido las 40.000 pesetas que cuesta abortar en Gran Bretaña, por ejemplo. »

Iniciativa similar en Francia

Una iniciativa semejante fue adoptada en su día en Francia, donde los movimientos feministas provocaron un escándalo al publicar en la prensa-un comunicado análogo, encabezado por la escritora Simone de Beauvoir y la actriz Rommy Schneider. Finalmente, el Gobierno francés aceptó modificar su legislación y regular la práctica del aborto. El proyecto de ley fue elaborado y defendido por la actual presidenta del Parlamento Europeo y entonces ministra para la Salud, Simone Veil.La situación legal del aborto en el resto del mundo es la siguiente: un 36% de los países autorizan el aborto por mera solicitud; un 24% lo admite por razones sociales; un 16% lo autoriza sólo por razones eugenésicas, médicas y humanitarias; un 13%, en el caso de que la vida de la madre esté en peligro, y sólo en un 8% es completamente ilegal.

Recientemente, la Comisión de Codificación del Ministerio de Justicia estudió el tratamiento que el Código Penal español concede a las prácticas abortivas. Uno de los miembros de la Comisión, el catedrático de Derecho Penal Enrique Gimbernat, propuso que se despenalizara, pero su voto fue único. Unión de Centro Democrático (UCD) replicó inmediatamente que el Gobierno no contemplaba siquiera tal posibilidad.

Trescientos mil abortos anuales

Aunque resulta imposible obtener cifras fidedignas sobre el número de abortos que realizan en España a lo largo de un año, se estima que podría rondar los 300.000. Gracias a un informe publicado por el Gobierno de Gran Bretaña, se sabe que, en 1977, 10.000 españolas viajaron a Londres para interrumpir su embarazo y que esa cifra supuso un 69% de incremento sobre el número de españolas que abortó en Inglaterra durante 1976. A raíz de la publicación de estos datos, grupos feministas iniciaron una campaña y obtuvieron el apoyo público de doscientas personalidades del mundo de las artes y las letras, la medicina y la política.De los partidos políticos españoles, Alianza Popular y UCD se han mostrado contrarios no ya a su regulación, sino tan siquiera a su despenalización, aunque sectores del partido centrista estiman que tal vez sería posible regularlo para casos extremos de peligro de muerte para la madre, o de violación.

En la izquierda parlamentaria sólo el Partido Comunista de España (PCE) mantuvo en su programa electoral la necesidad de regular «la interrupción del embarazo bajo control médico y en los términos que marque la ley». El Partido Socialista Obrero Español parte de una posición inicial favorable a la legalización del aborto, pero en su último programa electoral no figuraba la menor alusión al tema.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS