Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANDALUCÍA

Los daños a la agricultura granadina, valorados en 1.500 millones

En unos 1.500 millones de pesetas han sido estimadas las pérdidas producidas por las tormentas e inundaciones de la semana pasada, tan sólo en la provincia de Granada y en lo que respecta a la agricultura.Aunque los mayores daños se han registrado en la agricultura, al haber quedado completamente arrasadas las cosechas de tabaco, maíz, remolacha, hortalizas y manzanas, así como gran parte de las de aceituna, ajos y cebollas, a los 1.500 millones de pesetas ya evaluados habrá que añadir, asimismo, el valor de los destrozos producidos en los servicios de infraestructura de los pueblos y en la red de carreteras, ferrocarriles y líneas eléctricas y telefónicas de gran parte de la provincia.

Lo más preocupante de momento, sin embargo, consiste en la situación de verdadera penuria en que han quedado varios cientos de familias modestas que han perdido sus viviendas y enseres en las poblaciones de la vega granadina más afectadas por la tromba de agua, principalmente Huétor-Tájar y Pinos Puente.

Además del valor económico de las cosechas arrasadas -cuando ya estaban, en su mayoría, prácticamente a punto para la recolección-, hay que sumar, finalmente, los muchos jornales que perderán ahora miles de familias de campesinos y jornaleros, precisamente en una de las provincias con más alto índice de parados agrícolas de Espana.

Por otra parte, en Jerez de la oficiosas de la división regional agraria del Ministerio de Agricultura, los daños evaluados hasta ayer en el resto de Andalucía oriental se elevaban a seiscientos millones de pesetas en la provincia de Málaga y otros 450 en la de Jaén, siempre referidos únicamente al campo, mientas que en Almería las pérdidas no revestían mayor importancia.

Por otra parte, en Jerez de la Frontera, una semana después de la tromba de agua, continúan encerradas en el Ayuntamiento doscientas personas que se niegan a abandonar el edificio oficial, en tanto no se les haga entrega de una vivienda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de septiembre de 1979