Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo Militar guineano abre el poder a miembros de la etnia bubi

Eulogio Oyó ha sido designado por el Consejo Militar Supremo de Guinea Ecuatorial gobernador de la isla de Fernando Poo, hoy llamada isla Bioko. Se trata del primer cargo de importancia que se asigna a un militar de la etnia bubi ya que durante el mandato de Macías únicamente los miembros de la etnia fang desempeñaron cargos de interés.

Se ha confirmado ya que las dos vicepresidencias, política y económica, respectivamente, recaerán sobre el teniente de navío, con rango de comandante, Florencio Mayé y el capitán de Infatería Salvador Elá. Ambos se destacaron como protagonistas del golpe militar desde su gestación, en colaboración estrecha con el presidente del Consejo Militar, Teodoro Obiang Nguema. Su designación se daba ya el miércoles como muy probable.Paulatinamente comienzan a regresar a Malabo, capital guineana insular, los primeros exiliados políticos, aunque el retorno no se produce, todavía de forma masiva. También llegó al país una delegación sanitaria española, que elaboró un informe para canalizar la asistencia sanitaria. Medios de la oposición guineana señalaron a EL PAIS su deseo de regresar a Guinea Ecuatorial, pero indicaron que conservan aún temor a ser aislados por sus criterios políticos. En Madrid ha residido la fracción más numero sa y cualificada de la oposición guineana: intelectuales, diplomáticos, artistas y algunos militares, gran parte de los cuales confían en una pronta pluralización política del nuevo régimen, ya que el régimen autocrático de Macías acabó violentamente con el pluralismo en el país. Ayer llegó a Madrid una delegación ecuatoguineana, que representará a su país en la conferencia del movimiento de los no alineados de La Habana.

Francisco Macías, ex presidente de Guinea Ecuatorial, se. halla preso y herido en la cárcel Modelo de Bata con fuerte custodia militar, en espera del juicio que las autoridades militares guineanas van a seguir contra él dentro de breves semanas. Ya ha llegado a Bata el juez instructor del sumario. Se desconoce por el momento el tipo de juicio que va a seguírsele, aunque todas las opiniones se orientan hacia un proceso en el que se pretende demostrar su responsabilidad y culpabilidad directa en la comisión de delitos comunes como homicidio, malversación de fondos y rapiña del Tesoro nacional, entre otros.

Se han conocido ya detalles sobre la captura y posterior encarcelamiento del dictador derrocado. Fuentes de la cárcel Modelo de Bata señalaron a Fernando Yoberas, fotógrafo peruano, de veintiséis años, que fotografío al herido, que Macías continúa exigiendo un trato especialísimo como el que cree que corresponde a un jefe de Estado. Según estas fuentes, Macías se encuentra herido en el antebrazo interior izquierdo, por las ranias de un árbol con las que tropezó en el bosque en su huida. Las heridas se las trata un médico condenado a muerte por él misrno días antes del golpe. Actualmente le inyecta un anestésico fuerte, ya que las lesiones son muy dolorosas. Los ligamentos le afloraban a la piel.

Macías llevaba al ser aprehendido un revólver de fabricación cubana, sin balas. No obstante, cuando le fue dado el alto, gritó que si se le acercaban dispararía. Cuerpo a tierra, el pelotón que le asediaba se fue, acercando a él y, pese a sus amenazas, los soldados pudieron comprobar que carecía de proyectiles. Se produjo un forcejeo entre un sargento del pelotón y el propio Macías, que en el cuerpo a cuerpo intentó arrebátar al sargento su pistola reglamentaria. Un alférez, que comandaba el pelotón, puso su révólver sobre la nuca de Macías y le gritó que todo había acabado ya para él.

Trasladado a Bata, fue ingresado en la cárcel Modelo, donde el médico recientemente condenado a muerte por él mismo le hizo una segunda cura más a fondo, en medio de sus alaridos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de agosto de 1979

Más información

  • Macías exige tratamiento presidencial en la cárcel