Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Un progama económico más

«En plena canícula, cuando los españoles intentan olvidarse de sus problemas, se ha dado a conocer, con pocas alharacas, el tan esperado programa económico del Gobierno a corto y medio plazo. Un total de 118 páginas tan ininteligibles como abstractas en su contenido, cuando lo que procedía era la definición de medidas más concretas. Pero de esto nos ocuparemos en posteriores comentarios.Después de una primera impresión de urgencia, en esta ocasión queremos dejar bien claro que el nuevo programa económico del Gobierno reincide en un enfoque que tradicionalmente se ha manifestado inoperante. ¿De qué sirve dedicar ocho páginas sobre la crisis energética y su incidencia sobre la economía española? Esto el país lo conoce. ¿Por qué se pierden siete páginas para contar la historia pasada, los resultados de los pactos de la Moncloa y de las medidas más recientemente adoptadas? También este tema se ha divulgado hasta la saciedad.

Como primera conclusión, no nos pareceya suficiente con recordar al país lo que ya sabe, aunque no esté mentalizado para aceptar la realidad. De poco sirve reconocer ahora que el proceso electoral, imprescindible para la correcta evolución económica por la clarificación política que supone, se prolongó durante cuatro meses, lo que produjo unas inevitables consecuencias en términos de incertidumbre y de espera, o de que el retraso en la discusión y aprobación del presupuesto afectó, inevitablemente, a las posibilidades de actuación del sector público en la primera parte del año. El país sabe de estos temas, aunque no reaccione en consecuencia.

En total, diecinueve páginas de historia, cuando a lo que había que dar prioridad era al cuadro de me didas para hacer frente a los problemas pendientes de inflación, paro y déficit del sector público como aspectos básicos. Por supuesto que el programa económico del Gobierno se ocupa de estos temas, cuya coherencia y profundidad analizaremos en sucesivos comentarios. (...)»

18 de agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de agosto de 1979