Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China y Francia reconocen al nuevo régimen guineano

El presidente del Consejo Militar Supremo de Guinea Ecuatorial, teniente coronel Teodoro Nguema, recibió el jueves a los embajadores de China Popular y Francia, que le entregaron sendos mensajes de reconocimiento del nuevo régimen. Con el reconocimiento de Francia y China y los mensajes de apoyo enviados por la Unión Soviética, Corea del Norte, Gabón y Camerún, así como con el establecimiento de relaciones plenas con España, Guinea Ecuatorial se encuentra ahora en una situación idéntica a la que tenía en el momento de su independencia. Falta todavía el reconocimiento de Estados Unidos.

El teniente coronel Nguema se dirigió ayer a los oficiales y soldados de la guarnición de Malabo, principal guarnición militar de la isla. Aunque los periodistas no fueron admitidos en el salón de actos, pudieron escuchar desde afuera las ovaciones con que sus compañeros de armas saludaban las palabras del nuevo presidente.Por la tarde, Nguema recibió a los representantes de todas las confesiones religiosas practicadas en Guinea Ecuatorial, principalmente católicos, protestantes y metodistas.

El derrocado presidente, Francisco Macías, había prohibido todos los cultos, y aunque no disolvió las órdenes religiosas, sí ponía todo tipo de inconvenientes a sus actividades.

El teniente coronel Nguema envió ayer un mensaje de felicitación al presidente de Gabón con motivo de la fiesta nacional de ese país. El presidente del Consejo Militar Supremo ecuatoguineano insiste en la necesidad de mejorar las relaciones entre los dos países, hasta ahora muy deterioradas a causa de la hostilidad de Macías.

Muchas familias de Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, disponen ya de las primeras vacunas y cientos de niños comienzan a recibir las primeras dosis de la vacunación antipoliomielítica, informa Rafael Fraguas. Comienzan asimismo a adoptarse las primeras medidas profilácticas en algunos centros, donde estas prácticas habían desaparecido prácticamente hace años. Se han desinfectado algunos locales y otros lo serán próximamente.

Los abastecimientos siguen escaseando, aunque se espera que los primeros contingentes de la ayuda enviada por España recientemente sean distribuidos a corto plazo entre la población.

En cuanto al fluido eléctrico, se han agilizado las obras de reparación del grupo electrógeno general, cuya avería no fue reparada en su día y dejó al país sin corriente eléctrica durante varios años. Todo un equipo eléctrico alemán permanece intocado desde que fuera desembarcado en la isla hace años, ya que, por falta de personal técnico, nunca pudo ser puesto en funcionamiento. Algunas representaciones diplomáticas, como la española, han remozado sus equipos electrógenos y paulatinamente algunas zonas de la ciudad recuperan la corriente eléctrica durante algunas horas de la noche. No hay vigilancia militar por las calles a lo largo de la noche.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de agosto de 1979

Más información

  • Estados Unidos sigue sin restablecer relaciones diplomáticas con Malabo