Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Once años de terror y miserias en Guinea Ecuatorial / 1

Macías ganó las únicas elecciones

El nacimiento del movimiento independentista de Guinea Ecuatorial se remonta a los años cincuenta. Su emergencia provocó la reacción inmediata de las autoridades españolas y sus líderes fueron asesinados, como Enrique Nvo y Acacio Mane, o se vieron obligados a exiliarse.A fines de esta década se crean en Gabán dos agrupaciones patrióticas: el IPGE (Idea Popular de Guinea Ecuatorial) y el Monalige- (Movimiento de Unión Nacional de Guinea Ecuatorial), dirigida esta última por Atanasio Ndongo. Ambos grupos defendieron en 1962, ante el Comité de Descolonización de la ONU, la causa independentista de su país y fueron tildados de comunistas por los servicios de propaganda del régimen. Pero, enfrentado al vendaval descolonizador, el Gobierno franquista se ve precisado a mudar de estrategia: tras haber concedido a los guineanos la nacionalidad española, decide instaurar un Gobierno autónomo en los territorios del golfo, y en 1963 somete su proyecto a referéndum. El resultado de éste, aunque favorable a la nueva imagen que promueve España, descubre las tensiones existentes entre las diferentes etnias de los territorios: mientras los fang de Río Muni votan en favor de la autonomía propuesta, la población de Fernando Poo, compuesta principalmente de bubis y mestizos fernandinos, se manifiesta contra ellos, temorosa de caer bajo el dominio fang.

Con el apoyo de las autoridades hispanas se funda un tercer partido, el MUNGE (Movimiento de Unión Nacional de Guinea Ecuatorial), dirigido por Bonifacio Ondo Edu, quien, como los líderes del IPGE y Monalige, pertenece a la etnia fang. En 1964 Franco nombra a Bonifacio Ondo Edu jefe del Gobierno autónomo y el cargo de vicepresidente cae en manos de un tal Francisco Macías Nguema, igualmente fang, que había hecho hasta entonces una oscura carrera de funcionario a la sombra de la Administración colonial.

Con todo, la estrategia neocolonialista fracasa. Después de la visita de una comisión de la ONU, el Gobierno franquista acepta la convocatoria de una conferencia constitucional destinada a discutir la futura independencia de los territorios. Dicha conferencia concluyó en 1968 con la aprobación del proyecto por la mayoría de los delegados ecuatoguineanos. Conforme a aquél, el presidente debe ser democráticamente elegido cada cinco años y, a fin de evitar la dominación abusiva de un clan, el presidente y vicepresidente han de pertenecer a etnias distintas. Una asamblea de 35 diputados -diecinueve de Rio Muni, doce de Fernando Poo y cuatro de las islas menores de Annobón y Corisco- y un consejo -integrado por miembros de diferentes etnias- supervisan los poderes ejecutivos del presidente.

El proyecto se somete a referéndum en agosto de 1968: lo sostienen el MUNGE, de Ondo Edu; el Monalige, de Atanasio Ndongo, y la Unión Bubi, de Edmundo Bosio; tan sólo se manifiesta contra él Macías Nguema, en contraste con la docilidad de que había dado muestra hasta entonces: lo acusa violentamente de perpetuar los intereses del neocolonismo. Aunque es aprobado por un 63 % de la población, el resultado constituye un éxito para Macías.

Un mes y medio después se celebran las primeras y últimas elecciones libres de Guinea Ecuatorial.

Concurren a ellas Macías Nguema, Ondo Edu, Atanasio Ndongo y Edmundo Bosio. Macías -siempre con una plataforma anticolonialista más radical que la de sus rivales- obtiene una mayoría relativa en la primera vuelta, sobrepasando ligeramente al candidato favorito de los españoles, Ondo Edu. Aconsejado de su factotum, Trevijano, pacta con Atanasio Ndongo y Edmundo Bosio, prometiéndoles, respectivamente, la cartera de Asuntos Exteriores y la vicepresidencia de su futuro Gobierno, y con el apoyo de éstos obtiene el 68 % de los votos. Al proclamarse la independencia el 12 de octubre, Macías asume no sólo la presidencia, sino el Ministerio de Defensa y el mando de la Guardia Nacional. Apenas Instalado en el cargo, corren insistentes rumores de una tentativa de putsch por parte del candidato derrotado. Temiendo por su vida, Bonifacio Ondo Edu intenta refugiarse en Gabón, pero el presidente gabonés, Omar Bongo, le fuerza a regresar a su país. El líder del MUNGE es detenido en el aeropuerto de Santa Isabel. Encarcelado por orden de Macías, morirá asesinado meses más tarde, en la prisión de Blabich.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de agosto de 1979