Exito completo en las negociaciones UCD-PNV sobre el Estatuto vasco

El País Vasco será la primera nacionalidad del Estado español que acceda al autogobierno y se constituya en comunidad autónoma dentro del Estado español. El partido mayoritario de Euskadi, el PNV, y el partido gubernamental, UCD, culminaron ayer el acuerdo global sobre el contenido del Estatuto vasco, que ratificaron personalmente el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, y el presidente del PNV, Carlos Garaicoetxea, quien se trasladó a Madrid con este objeto en un avión de la Subsecretaría de Aviación Civil. El señor Suárez despachó a última hora de la tarde con el Rey para darle cuenta del contenido del acuerdo.

A las doce y veinte de la madrugada de hoy la ponencia conjunta ratificó entre aplausos el pacto global negociado en la Moncloa. El presidente Suárez fue informado inmediatamente por teléfono desde las Cortes. El señor Suárez se entrevistó a última hora de la tarde con el presidente de la gestora del PSOE, José Federico de Carvajal, y con el presidente del Grupo Socialista del Congreso, Felipe González. Igualmente, recibió al presidente de la Diputación Foral de Navarra.Entre las novedades más importantes con respecto al proyecto de Estatuto de Guernica figura el tratamiento que concederá el Estatuto a Navarra, que será mencionada lateralmente en dos artículos, aunque se reconoce su derecho a integrarse en Euskadi. Se suprime una disposición transitoria que dejaba abierta la puerta a la modificación del Estatuto en el caso de que se incorporara Navarra.

El artículo relativo a la enseñanza -el de más difícil negociación- establece más cautela al reconocimiento de la competencia de la comunidad autónoma en esta materia. En el texto anterior se fijaba como única limitación el artículo veintisiete de la Constitución, mientras que ahora se alude también a las leyes orgánicas que lo desarrollen, al artículo 149 -que enumera las competencias exclusivas del Estado- y a «la alta inspección». Por otra parte, se introduce una cierta gradualidad.

En otro de los temas más espinosos, el de la policía autónoma, se ha alcanzado una redacción muy detallada, en la que se fija la posibilidad de que las fuerzas de seguridad del Estado intervengan en el mantenimiento del orden público interno de Euskadi por propia iniciativa, pero con la aprobación de la Junta de Seguridad y la obligación de dar cuenta a las Cortes Generales. En los casos de declaración del estado de alarma, excepción o sitio, todas las fuerzas policiales del País Vasco quedarán a las órdenes directas de la autoridad civil o militar que en su caso corresponda, de acuerdo con la legislación que regule estas materias.

Los representantes vascos en la ponencia mostraron ayer una gran euforia por la aprobación del Estatuto vasco, que consideraron un paso decisivo para el futuro de Euskadi. Una frase del peneuvista Marcos Vizcaya resume gráficamente el estado de ánimo: «El parto ha sido difícil, pero muy feliz.»

Páginas 11 y 12

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de julio de 1979.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50