Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"La situación de Irán puede provocar nuevas tempestades en la región"

El estado de sitio decretado a finales de 1978 en trece provincias, tras los incidentes político-religiosos que costaron la vida a más de cien personas en la región centro-sur de Turquía, no solamente ha sido prolongado por el Parlamento, sino que se ha extendido a seis provincias suplementarias del este del país. Bulen Ecevit, líder del Partido Republicano del Pueblo, afiliado a la Internacional Socialista, preside un Gobierno de coalición en Ankara que debe enfrentarse a una situación muy difícil, definida por una aguda crisis económica, terrorismo y problemas con la población kurda.

Pregunta. ¿El estado de sitio es una medida preventiva, teniendo en cuenta la situación en Irán y, singularmente, en las provincias kurdas contiguas a Turquía, o una respuesta a una agitación que amenaza la unidad nacional?Respuesta. La extensión del área geográfica del estado de sitio tiene dos motivos -nos declara el jefe del Gobierno turco- Sabemos que grupos de militantes se han infiltrado en provincias vecinas a las sometidas al estado de sitio en vigor. Los recientes acontecimientos de la situación eh el Oriente Próximo nos llevan, por otra parte, a estar atentos. Pero no hay agitación peligrosa en las provincias en cuestión. La medida de extensión del estado de sitio es, por tanto, esencialmente preventiva.

P. ¿Teme repercusiones en Turquía de los acontecimientos del vecino Irán?

R. Los acontecimientos de Irán pueden provocar, sin duda, nuevas tempestades en la región, sobre todo si la unidad del país vecino se encuentra amenazada. Nosotros concedemos una gran importancia a la preservación de la unidad y de la integridad de Irán.

P. El terrorismo ha provocado más de un millar de víctimas en Turquía en los últimos años, ¿Por qué?

R. Turquía conoce desde hace doce años una escalada del terrorismo. Movimientos de derechas, incluido un partido legal, han apoyado abiertamente a militantes de la extrema derecha. Durante años han tenido campos de entrenamiento. El Partido de la Justicia ha intentado sacar provecho. En particular, cuando ha sentido que el apoyo popular comenzaba a faltarle.

Después ha habido terroristas de extrema izquierda. Algunos recibieron entrenamiento fuera de Turquía. Forman, por su parte, grupos fragmentados, lo que hace su control más difícil.

En la coalición que precedió a mi Gobierno, el terrorismo de derechas gozaba de protección oficial. No solamente no era combatido, sino que algunos de sus miembros ocupaban posiciones en la Administración y el sector público. La política era entonces animar a la extrema derecha contra la extrema izquierda. ( ... ) (Ayer murió un militar norteamericano en un atentado).

Los problemas económicos y sociales que conocemos nutren evidentemente un terreno favorable para el terrorismo.

P. Con el embargo militar impuesto por Estados Unidos, tras el asunto de Chipre, ¿puede imaginar Turquía otras alternativas diplomáticas?

R. He dicho y repetido que nosotros no tenemos intención de abandonar la OTAN, jamás hemos ejercido chantaje sobre nuestros aliados. Desde que se levantó el embargo militar americano hemos autorizado la reactivación de las instalaciones de defensa cerradas desde hace tres o cuatro años en nuestro país, y eso sin esperar la reanudación de la ayuda americana, incluso sin conocer su cuantía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 1979

Más información

  • Entrevista con el primer ministro turco, Bulen Ecevit