Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno no piensa plantear un nuevo programa de política económica con carácter inmediato

El Gobierno no va a realizar nuevas formulaciones de política económica con carácter inmediato. De momento se mantienen como objetivos razonables los previstos en el programa avanzado a finales del pasado año y se procederá a correcciones parciales en temas concretos como el monetario. Esta es la conclusión más clara que pudo sacarse ayer en la conferencia de prensa mantenida por el ministro de Economía con un grupo de informadores. El ministro se refirió con amplitud a los trabajos del departamento, sobre todo en el campo de las líneas directrices de la economía para el próximo cuatrienio.

El señor Leal, en la primera conferencia de prensa mantenida como ministro de Economía y en la primera comparecencia pública de un miembro del nuevo Gabinete, reiteró que el Gobierno no prepara ningún plan de desarrollo a la antigua usanza, y afirmó que la sociedad, los sujetos económicos, no pueden esperar que el Gobierno les dé la voz de salida para tomar decisiones y actuar. «El Gobierno no tiene que decir lo que hay que hacer», dijo, para señalar más adelante que el programa económico será el del partido en el Gobierno contenido en su programa y expresado en el discurso del presidente Suárez ante las Cortes en el acto de investidura.

En la senda del crecimiento

El ministro de Economía mantuvo a lo largo de toda la reunión el criterio de que las previsiones formuladas en diciembre se están cumpliendo en grandes líneas. En su opinión, es razonable esperar que el crecimiento se cifre en tomo al 4% ó 5% al acabar el año, que los precios al consumo crezcan en torno al 12,5 % de media en el año y al 10% al terminar el ejercicio y que la inversión mantenga unas tasas razonables de crecimiento que permitan estabilizar las cifras actuales de paro. Estos criterios contrastan radicalmente con los planteados en el informe del Banco de Bilbao sobre la economía española, que comentamos en esta misma página.

El ministro de Economía señaló que en la primera parte del año el sector público ha acentuado su presión sobre la actividad, y que el criterio del Gabinete en estos momentos es facilitar al sector privado el protagonismo de la actividad económica en la segunda parte del año. En opinión del señor Leal, estamos en una fase de cierta recuperación de la economía que es difícil de cifrar en estos momentos, pero que se sitúa entre el 2,5 % y, el 5 %.

El problema de fondo es el empleo -dijo-, que tiene carácter estratégico y para combatirlo hay que mantener una política de control de precio y de crecimiento ordenado.

Política monetaria

Como dificultad y tema de próximas decisiones que están en estudio citó la política monetaria. En estos momentos -dijo-, el crecimiento de las disponibilidades líquidas se cifra en torno al 22%, cifra superior en más de cuatro puntos a la prevista en el programa del Gobierno. Este ritmo se debe al flujo de reservas que llegan por el superávit de la balanza por cuenta corriente, ya que, por ahora, se ha mantenido el ritmo de crecimiento del crédito privado. La opción a tomar es o bien contraer el crédito al sector privado o tratar de reducir el impacto de los factores autónomos (sector exterior y déficit público). El señor Leal no concretó en la reunión cómo se va a actuar en este sentido e insistió en el hecho de que aún no hay criterios definitivos adoptados sobre el tema. Sí dijo que se tratará, por todos los medios, de mantener el ritmo de crecimiento del crédito al sector privado dentro de los límites previstos.

Precios

En materia de precios, el ministro de Economía dijo que la evolución en el primer trimestre es favorable y se mantiene dentro de los límites previstos en el programa. Anunció que se han creado equipos de investigación para verificar que las alzas de los productos más inflacionarios son razonables y señaló que no se regatearán esfuerzos en este sentido.

Política energética

En materia de energía, y concretamente de precios de los productos derivados del petróleo, el ministro de Economía destacó que la apreciación de la peseta, a lo largo de los últimos veinte meses, ha permitido asimilar sin traumas los mayores precios del petróleo. En estos momentos las importaciones de crudos -dijo- no nos han costado en pesetas más que hace un año, y ello permite mantener los precios a sus niveles actuales. Su subida -precisó- puede estar justificada por razones de ahorro energético y necesariamente no tiene por que repercutir en los precios finales al consumidor, ya que se puede actuar sobre la físcalldad. De forma más o menos tácita vino a decir que su Ministerio se opondrá a la subida de la gasolina y que aceptará la supresión de subvenciones a otros productos (gas-oil y fuel) e incluso a la elevación de algunos productos.

Optimismo hacia el futuro

A lo largo de toda la intervención de José Luis Leal se insistió en la necesidad de un marco de referencia a medio-largo plazo de la política económica. Este es uno de los temas que preocupan al Ministerio y en el que están trabajando los servicios. Hay que definir -dijo Leal- qué grado de industrl al IzacIón deseamos, qué niveles de riesgo estamos dispuestos a asumir, cómo debe producirse la intervención del Estado. El futuro hay que verlo con optimismo -dijo como colofón-, ya que tenemos un país con una población joven, con un territorio que aún no está explorado ni explotado y con unos sistemas educativos en proceso de mejoría.

Política de empleo

Con respecto al empleo, el señor Leal indicó como líneas de actuación el aumento del nivel de escolarización, el descenso de la edad de jubilación y el esfuerzo en la formación profesional. Sobre la flexibilidad de las plantillas se mostró partidario de un sistema a la europea y no a la americana ni en los términos del antiguo régimen, que básicamente siguen vigentes en estos momentos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de abril de 1979

Más información

  • El ministro de Economía anuncia leves correcciones al programa de diciembre