Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE / "LA BODA"

Efectismo culto

Andrzej Wajda es el genio oficial y exportable de la cinematografía polaca, su clásico vivo. Su obra se divide en dos partes claramente diferenciadas, exageradamente diferenciadas. A la primera, compuesta por obras de estilo conciso y directo, de temática más o menos existencial, pertenecen sus mejores películas: Canal, Cenizas y diamantes, Los brujos inocentes, etcétera. La segunda época del cine de Wajda se caracteriza por algunos sionos externos como son la utilización del color, la presencia sistemática del actor Daniel Olbrychski y el barroquismo de su realización. De esta época son Todo está a la venta -su obra más aburrida y vacía-, Paisaje después de la batalla, El bosque de abedules o La tierra de la gran promesa. A ella pertenece también La boda, Su procedencia teatral se revela, además de en su único decorado, en el empeño que pone Wajda por huir de esta limitación espacial a cualquier precio. La boda presenta la reunión en la casa de campo de un pintor de un grupo de intelectuales, artistas y burgueses de Cracovia para celebrar la boda de un poeta y una campesina. El anfitrión se casó años atrás con otra campesina. Este maridaje ecológico de la cultura y la naturaleza es en realidad el tema de la película, al menos el que más interesa a Wajda para su espectáculo visual. Este parece haber perdido para siempre su sobriedad de antaño y la ha sustituido por la fórmula del movimiento y la brillantez continuos. Tras sus planos artificialmente largos, sus objetivos anamórficos, su puesta en escena desenfrenada y su búsqueda de la belleza plástica por encima de todo, se adivina a un artista cansado y sin nada nuevo que contar, cuyos progresismos formales -únicos que se permite- resultan viejos de nacimiento. Sería una lástima que Wajda se convirtiese en el Russell del cine del Este, lo que si todavía no es una realidad, no parece tampoco muy lejano.Como el pintor de su película al casarse con la campesina, Wajda busca «modelos naturales y fresca inspiración», pero como los resultados dejan ver la frescura y la pureza ya no están a su alcance, o están reñidos con lo conscientemente artístico.

La boda (Wesek)

Director: Andrzej Wajda. Guión: Andrzel Kijowski, basado en la obra teatral de Stanislaw Wyspianski. Fotografía: Witold Sobocinski. Música: Stanislaw Radwan. Intérpretes: Daniel Olbrychski, Maja Komorowska, Ewa Zietek, Emilia Krakowska, Janusz Bukowski y Marek Walczewski. Polaca, 1972. Local de estreno: Duplex 2

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de febrero de 1979