Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un traspié preocupante para la industria y la economía de Granada

La noticia de la entrada del Banco de Granada en la Corporación Bancaria produjo ayer una gran preocupación en los medios económicos y empresariales de la provincia -así como, principalmente, en los laborales-, debido a la posible repercusión de la crisis de la entidad bancaria sobre el futuro de todas las; empresas pertenecientes a su grupo, así como otras que indirectamente dependen también del mismo, cuyo ejemplo más representativo quizá sea el de la central lechera UNIASA, productora de la leche Puleva y todos sus derivados.Los empleados del banco conocieron la noticia a mediodía de ayer. Posteriormente, las diferentes oficinas de los bancos Central y de Bilbao recibieron sendos télex con la prohibición expresa de seguir operando con el banco granadino. Medios próximos al sector bancario señalan que se ha producido una retirada de fondos al conocerse la noticia, cifrada en ochocientos millones de pesetas.

El Banco de Granada fue fundado en 1964 con capital mayoritariamente granadino, y entre sus principales accionistas figuran los hermanos Miguel y José Manuel Rodríguez-Acosta, presidente y consejero delegado, respectivamente, del consejo de administración de la entidad.

Dentro del grupo de empresas de este banco se encuentran buen número de las existentes en la provincia granadina, entre las que destacan Aguas de Lanjarón, Granadabán (inmobiliaria), Cetursa (que explota los recursos turístico-deportivos de Sierra Nevada) y varias importantes azucareras de la vega granadina. La crisis del banco ha provocado una lógica intranquilidad entre los miles de trabajadores de las plantillas de todas estas empresas, máxime cuando existen precedentes como el caso de la constructora Vías y Estructuras, SA (Viesa), actualmente en proceso de liquidación, y cuyos empleados perdieron sus puestos de trabajo o terminaron siendo absorbidos por las oficinas del propio banco, posibilidad que, en este caso, queda ya totalmente descartada.

Además de los Rodríguez-Acosta, entre los miembros del consejo de administración del Banco de Granada figuran nombres bastante conocidos en la vida empresarial de la provincia, y en cuyas manos está prácticamente el control de la precaria economía granadina, tales como el duque de Huéscar (hijo de la duquesa de Alba), el ex senador por designación real Luis Angulo Montes y su hijo, Luis Angulo Rodríguez, el financiero granadino Martín Gómez Vázquez, el empresario Rafael Pérez Pire y Manuel Sola García, hijo del ex alcalde de Granada Manuel Sola Rodríguez- Bolívar, quien, a su vez, ha sido consejero del banco desde su fundación hasta la última de sus juntas generales.

Anoche eran esperados en Granada los funcionarios del Banco de España que han sido designados para hacerse cargo provisionalmente de la dirección del Banco de Granada, mientras se lleva a cabo el proceso de clarificación del estado actual de cuentas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 1979