Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres mil personas, en el funeral del etarra muerto en Bilbao

Con asistencia de alrededor de 3.000 personas, que llenaban la iglesia de Santa María del barrio bilbaíno de Uribarri y los aIrededores, se celebró a las siete y media de la tarde de ayer el funeral de Ricardo Gómez Goicoechea, muerto en la madrugada del miércoles en Bilbao por miembros del Cuerpo General de Policía en el curso de un tiroteo. ETA militar reconoció ayer, a través de un comunicado enviado a diversos medios informativos vascos, que Ricardo Gómez Goicoechea era miembro de la organización.El acto religioso se ofició en euskera, el oficiante pronunció la homilía en castellano. En la misma señaló que era su deseo que la muerte de Ricardo fuera la última. «La paz que no descansa sobre la justicia y el derecho -dijo- no es paz, es opresión.»

Cuando el féretro de Ricardo Gómez Goicoechea era sacado de la iglesia los presentes entonaron, puño en alto, el Eusko Gudariak. Gritos de «Ritxi, gudari, muerto por Euskadi». «ETA adelante con la lucha armada», «Gora ETA militar», «independenzia», se repitieron hasta que el coche fúnebre, repleto de coronas de flores, abandonó el lugar con destino al cementerio.

Posteriormente, la mayor parte, de los asistentes al funeral bajaron hasta el Ayuntamiento de Bilbao repitiendo consignas a favor de ETA y contra las FOP. Al llegar al barrio de Matico fueron disueltos por la policía con botes de humo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de noviembre de 1978

Más información

  • ETA militar reconoce a Ricardo Gómez como miembro de la organización