Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Persiste el desacuerdo sobre la democratización de las instituciones forales navarras

La casi totalidad de los partidos políticos de Navarra, con la excepción de UCD, han manifestado su decisión de no aceptar ningún proyecto de democratización de las instituciones forales si no se cumplen unos principios mínimos que posibiliten un Consejo Foral y Diputación totalmente democráticos.En opinión de ocho partidos, «el Consejo Foral debe ser elegido por sufragio universal, libre, directo, igual y secreto, según criterios de representación proporcional, tanto en lo que se refiere a la asignación de consejeros a cada uno de los distritos electorales como a su distribución entre las diferentes listas. Deberán corresponder al Consejo Foral las funciones de carácter legislativo y de control y fiscalización de la Diputación. El presidente será elegido por el Consejo Foral de entre sus miembros, que a su vez designará a los restantes miembros de la Corporación. La Diputación Fotal será el órgano de gobierno y administración de Navarra y ejercerá la función ejecutiva de las disposiciones y acuerdos del Consejo Foral».

Sobre estos puntos, que se consideran indispensables para aceptar cualquier proyecto de democratización, el Consejo Parlamentario de Navarra (CPN), formado por UCD, PSOE y PNV, no tomó ningún acuerdo, a pesar de figurar en el orden del día el estudio del proyecto elaborado por el Ministerio del Interior. En opinión de UCD, mayoritaria en el CPN, el texto elaborado por los técnicos del Ministerio es positivo y aceptable, mientras que el resto de los partidos de Navarra, con la excepción de AP, lo consideran inaceptable. No obstante, el CPN se va a dirigir a la Diputación Foral para tratar de llegar a un acuerdo mínimo sobre el tema.

Exigencia al CGV

Por otra parte, el CPN ocupó la mayor parte de su sesión de ayer en el debate de una propuesta presentada por el senador de UCD Del Burgo, en el sentido de exigir al Consejo General Vasco que retire de su escudo oficial el emblema de Navarra. Después de una acalorada discusión, que duró cerca de tres horas, se acordó por seis votos a favor (UCD), uno en contra (PNV) y dos abstenciones (PSOE), «exigir al Consejo General Vasco que retire el escudo de Navarra del aprobado por el citado organismo, por carecer de competencia para ello, ya que no solo contraviene la legalidad vigente, sino la propia normativa constitucional en trámite de aprobación. Instar a la Diputación Foral de Navarra para que ejercite cuantas acciones legales estén a su alcance, a fin de que quede sin efecto el referido acuerdo del Consejo General Vasco».Durante la sesión, el diputado del PSOE Gabriel Urralburu, solicitó por su parte que el Consejo Parlamentario de Navarra pidiese a la Diputación que «adopte el acuerdo de sustraer del escudo de Navarra la laureada de San Fernando, como símbolo de la nueva democracia y de la reconciliación que la misma nos ha traído». La laureada de San Fernando fue otorgada por el general Franco a Navarra, al concluir la guerra civil, por méritos contraídos durante la contienda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de noviembre de 1978