Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andreotti evita la crisis, pero su futuro parece incierto incierto

El presidente del Gobierno, Giulio Andreotti, uno de los más hábiles políticos italianos, acaba de superar una nueva prueba parlamentaria cuando ya se le consideraba derrotado. Si el éxito de Andreotti se midiese sólo con cifras se podría decir que ha sido rotundo. Votaron en favor de la moción gubernamental 332 diputados, en contra 76, y se abstuvieron dieciséis. Pero por primera vez Andreotti ha resultado herido: los republicanos, sin romper con el Gobierno, se abstuvieron y La Malfa quiso votar en contra del premier hasta el último momento.Andreotti sigue, pues, al frente del Gobierno. Pero como indicó ayer el vespertino comunista de Roma Paese Sera, «todos se preguntan ya cuánto durará Andreotti: ¿Quince días, hasta la huelga general convocada por los sindicatos que siguen insatisfechos, o hasta diciembre, cuando se deba aprobar el plan de desarrollo Pandolfi? ¿O bien un año, teniendo en cuenta sus dotes de equilibrio personal?

Lo cierto es que excepto la Democracia Cristiana todos los demás partidos se muestran muy fríos con el Gobierno, a pesar de haber aprobado el documento Andreotti para evitar una crisis.

Algunos observadores afirman que el sector político de Andreotti se está acercando cada vez más a los comunistas porque teme que los socialistas, después de la conversión de Craxi a la socialdemocracia, puedan suponer un verdadero rival para la Democracia Cristiana, ganándole votos moderados. Por eso, dentro de la DC algunos grupos desean la crisis para «cambiar de caballo». No obstante, los comunistas temen que se modifique la actual composición del Gobierno porque podría formarse uno más conservador; obligándoles a volver a la oposición.

El cambio lo temen también los socialistas, aunque Andreotti no les entusiasma, y se inclinan más bien a favorecer a ciertos sectores aperturistas de la Democracia Cristiana; por el momento no piensan, sin embargo, en la creación de un nuevo centro izquierda. Los socialistas tampoco quieren que se realicen elecciones anticipadas antes de las elecciones europeas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de noviembre de 1978

Más información

  • Pese al respaldo mayoritario del Parlamento