Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios, de acuerdo con las condiciones de subasta de Las Ventas

«Las puertas están abiertas para concursar a la plaza de Madrid. Afortunadamente no hay discriminaciones.» A los empresarios, en general, por lo que hemos podido pulsar, les ha caído bastante bien el pliego de condiciones para el arrendamiento del coso. Había temor -y los indicios apuntaban en este sentido- de que la Diputación Provincial redujera los candidatos a los que explotan las plazas de primera categoría.

Hay además un punto discutible cual es el que se refiere a la que ya llaman feria de otoño. Leopoldo Matos, vicepresidente de la Diputación, habló de ella en sus declaraciones en rueda de prensa, y asimismo algunos taurinos, pero el pliego no la menciona en absoluto. Este es el párrafo: «... También celebrará la empresa tres corridas de toros en la temporada de otoño, en la que figurará, al menos, un torero del grupo especial.» No se dice que esas corridas hayan de ser consecutivas, ni de abono, ni en días laborables; ni siquiera en una sola semana o mes. En otoño. Y además, en la que figurará (singular, palabras referidas a la temporada, no a las corridas) un torero de categoría especial.La impresión que ha causado el pliego a personas caracterizadas del espectáculo puede apreciarse en una encuesta de urgencia

Canorea: "Voy a Madrid y Valencia"

Diodoro Canorea, empresario de la Maestranza de Sevilla, asociado con Balañá, declaraba al corresponsal de EL PAÍS Miguel Gallardo: «Si es cierto lo que usted me dice de que el pliego ha suprimido el sobrecanon, voy a la subasta de Las Ventas, como iré a la de Valencia. Los toros siguen siendo una buena inversión y la temporada de 1978 ha sido fuera de serie en todos los aspectos. En cuanto estudie a fondo las condiciones que impone la Diputación de Madrid presentaré mi oferta. La competencia va a ser muy dura, pues acudirán más de diez

Pepe Dominguín: "Un pliego demasiado selectivo''

Pepe Dominguín, ex matador de toros y empresario: «Aunque es positivo que se haya anulado el sobrecanon y la cifra base de licitación no resulta alta, encuentro el pliego excesivamente selectivo en diversos puntos y principalmente en las cláusulas que tratan de las «referencias». Una vez más, los grandes empresarios se llevarán el gato al agua, con lo cual se cierra el paso a otras empresas quizá económicamente más modestas, pero grandes taurinamente y en cuanto a ideas. Debió darse una baza importante a quien presente mejor programa para la temporada. Tampoco encuentro acertado que la Diputación se reserve la capacidad de revisar los carteles de San Isidro. ¿Es que va a vetar o imponer toreros y ganaderías?»

Valencia: "Tiempo corto, dinero largo"

Victoriano Valencia, empresario, ex matador de toros, abogado. Acaba de llegar de Córdoba y no ha leído el pliego, aunque tiene los datos básicos: «Es un buen pliego de condiciones, aunque veo corto de tiempo y largo de dinero. Es decir, que, en mi opinion, una empresa necesita más que esos cinco años de vigencia del contrato para desarrollar una labor, y, por otra parte, la puja va a poner el canon en los cien millones de pesetas o poco menos. Encuentro acertadísimo, pues responde a una auténtica necesidad de la fiesta, que se busque una promoción de los toreros que empiezan, mediante novilladas económicas, pero yo no la limitaría a los alumnos de la Escuela de Tauromaquia.

Barceló: "Un acierto limitar los precios"

José Barceló, presidente de la Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos, nos dice, desde Valencia: «Es un buen pliego de condiciones. Un gran acierto la limitación de la subida de precios de las localidades a un máximo del 35% en cinco años, la cual es una medida revolucionaria que deberán seguir otras corporaciones. Porque en todas las subastas vemos los empresarios que diputaciones y ayuntamientos exigen cánones lo más altos posible, pero no se acuerdan para nada ni de promocionar la fiesta ni de defender al aficionado. Y esto lo hace, con la cláusula dicha, la Diputación de Madrid. En cuanto a las funciones a dar por temporada, yo habría hecho hincapié en que se monten festejos en días laborales -uno por semana durante determinados meses-, puesto que la categoría de Las Ventas admite esto y aún más. Quizá el éxito deslumbrante de la feria de San Isidro que ideó Livinio Stuyck há hecho olvidar a la actual empresa de la plazalas más amplias posibilidades de ésta.

Jesús Chopera: "No somos accionistas''

Jesús Chopera nos habla desde San Sebastián. Forma sociedad con su hermano Manolo, el cual ha salido, de viaje a Venezuela. Jesús no conoce el pliego: «Me lo mandan por correo y cuando lo reciba le podré dar mi opinión. Sería ocioso que ahora le dijera nada al respecto, como es obvio. Quizá nos presentemos a la subasta, pero hay que considerar muchos factores. Si vamos a Madrid (lo cual no es seguro, ni mucho menos) tendrá que ser con todas sus consecuencias, para hacer una buena labor y sin subterfugios. Por cierto que he de aclararle lo que escribió acerca de que somos accionistas de la actual empresa de Las Ventas y de que nos regalaron las acciones a cambio de no acudir a la subasta de 1968. Quien le dijo tal cosa le informó mal. Ni somos accionistas ni aceptamos ningún regalo de nadie.»

Manuel Cano: "Garantías para los aficionados"

Manuel Cano, empresario taurino, apoderado, organizador de espectáculos diversos: «Me gusta mucho el pliego y, aunque es cierto que no hay exigencias específicas para que se haga una buena temporada, abundante en festejos, la propia cifra de licitación exigirá a la empresa arrendataria ofrecer buenos carteles. Es una ventaja que se haya suprimido el sobrecanon y además la Diputación se reserva el derecho de revisar los carteles de San Isidro. Esto, junto a la limitación de las subidas de localidades, es una garantía para el aficionado.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de octubre de 1978

Más información

  • Según Pepe Dominguín, ganarán "los de siempre"