Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Numerosas obras atribuidas a John Constable fueron pintadas por su hijo Lionel

Al menos catorce obras atribuidas al gran pintor inglés John Constable -entre las que figuran óleos, bocetos y dibujos- fueron realizadas por su cuarto hijo, Lionel, según las conclusiones de una vasta y minuciosa investigación efectuada por dos miembros de la Tate Gallery londinense, Leslie Parris, conservador del museo, y el historiador de arte lan Fleming-Williams.

En opinión de los directivos de las más importantes firmas británicas dedicadas a la compra y subasta de obras de arte, el descubrimiento puede tener repercusiones internacionales. Su primera consecuencia será la reatribución a Lionel Constable de presuntas obras de su padre, probablemente el pintor inglés del siglo XIX más imitado, y que están en poder de museos e instituciones británicas, alemanas y norteamericanas. Las colecciones más afectadas son las de la Tate Gallery, la Paul Mellon de la Universidad de Yale y el museo Estatal de Berlín, pero hay también obras confundidas en Munich, Oxford y Filadelfia.El equipo de expertos británico, que ha contado en sus investigaciones con la cooperación de la familia del pintor descarta cualquier intencionalidad de fraude o falsificación en la atribución de estos trabajos a John Constable.

La necesidad de dinero llevó a dos nietos del artista, Hugh y Ella, a vender, entre 1880 y 1924, una gran parte del inmenso legado pictórico dejado por su abuelo, del que formaban parte las catorce obras falsas. Una de ellas es un admirado paisaje colgado en la Tate, Junto a Stoke, por Nayland, que el próximo día 5 será atribuido oficialmente a Lionel en una especie de «consagración» a destiempo que pone en evidencia los rígidos y frágiles parámetros del mundo del arte. Lionel Constable comenzó a pintar a la edad de 15 años y abandonó la pintura por la fotografía en 1855.

La explicación del error facilitada por el tataranieto del gran paisajista sugiere que fue posible debido a la acumulación en manos de la familia de casi dos mil trabajos de John Constable y de los cinco de sus siete hijos que cultivaron la pintura: «No era necesario para Hugh Constable presentar obras de Lionel como si fueran de su padre cuando tenía tal cantidad de auténticos cuadros de John Constable para vender.» Hugh Leggatt, propietario de la firma que vendió hace ochenta años numerosas obras de Constable por encargo de su nieto ha declarado que el descubrimiento puede estar sólo en su fase inicial, ya que otras obras de alguno de los hijos del artista inglés pueden estar camufladas entre las atribuidas al padre, y el hecho de haber sido vendidas directamente por sus descendientes no garantiza su autenticidad. Seguir el rastro a la presunta obra de John Constable podría llevar muchos años.

El trabajo detectivesco de los señores Parris y Fleming-Williams, sin embargo, certifica como auténticas las cuatrocientas obras, cien pinturas y trescientos dibujos, que se exhiben en el museo londinense Victoria y Alberto, las cuales fueron donadas en 1880 por Isabel Constable, segunda hija del artista y pintora ella misma.

La investigación del equipo de la Tate Gallery, que ha durado años, se inició en la casa de la familia Constable, en Somerset, donde se conservan todavía algunas de las primeras obras del paisajista. En el curso de su trabajo, ambos expertos han utilizado desde el análisis de la escritura hasta la «disección» química de los colores, pasando por la comparación microscópica de cuadros de Lionel Constable en posesión de la familia con otros sospechosos atribuidos a su padre. Hasta el diario de John Constable, con fechas y lugares contradictorios, ha sido utilizado como fuente de algunas de las pistas que han permitido establecer la paternidad de las obras «más allá de cualquier duda razonable».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de agosto de 1978

Más información

  • Las poseen museos británicos, alemanes y norteamericanos