Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Las franjas y el búnker barraqueta

La campaña por la «senyera-franja azul» (Patemina) que llevan en la ciudad de Valencia el búriker barraqueta ha llegado a unos extremos que a mí, valenciano de la ciudad de Castellón de la Plana; me tienen alucinado.Un día expulsan del Ateneo a unos jóvenes «por rojos y catalanistas». Otro, prohíben (los del Ateneo) una conferencia sobre la Constitución, pues el orador «es catalán, y esto no es para que hablen catalanes» (la caza de brujas «catalanistas»). Otro, los GAV insultan al abnegado profesor Sanchis Guarner por «catalanista» (casualmente es el que echó adelante todo lo de los cursos ICE para la enseñanza del valenciano). Y el alcalde de Valencia, que se ha debido gastar medio presupuesto metiendo «paterninas» hasta en la sopa. Y hasta agresiones físicas (en Borriana, contra un chaval que llevaba senyera sin franjas).

El grado de histerismo supuestamente «valencianista» se ha pasado ya de rosca. Que si no queremos que el petróleo de «Castellón » se lo lleve el «imperialismo catalán» (el imperialismo estatal ni mentarlo, claro). Pues bien, sepan en la ciudad de Valencia que en Castellón tenemos una enyera (la de la ciudad) con franja verde. Y en Alacant, con franja blanca, creo. En la ciudad de Valencia, tienen franja azul. Pero el búnker y sus engañados quieren imponerla como si la de la capital fuera la de todo el País Valenciá (que nunca ha llevado ninguna franja) «para diferenciarnos de Cataluña».

Toda la histeria no va contra el centralismo real (del Estado español, del Gobierno de Madrid), sino contra un pueblo (el catalán) con mayor conciencia autónoma. Un ejemplo peligroso para AP y el búnker local, de ahí toda la maniobra confusionista para desviar la atención de otros problemas más reales que no banderas, himnos y demás. AP y compañía pretenden boicotear el proceso autonómico, dividir al País Valenciá y ridiculizarnos ante el exterior («no se entienden ni ellos, no saben lo que son, etcétera »).

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Gente que nunca se ha preocupado de nuestro pueblo ahora sale a la calle a. meter cizaña, a confundir, a instigar un odio contra Catalunya (en mi tierra se dice: «Valencians i catalans, cosíns-germans»). Pero que se sepa de quién comen y para quién quieren esta gente el «petróleo de Castellón»: para los de siempre, para ellos, la banca, las multinacionales y el centralismo, por el que fueron nombrados a dedo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS