Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Constitución, en el Pleno del Congreso

UCD y Alianza Popular se declararoncontra el aborto

La atribución del derecho a la vida a «la persona» -como figuraba en el proyecto- o a «todos» -como quedó definitivamente aprobado a propuesta de AP con el apoyo de UCD- planteó en el Pleno del Congreso un debate sobre el aborto que dividió a la Cámara en antiaborlistas declarados (UCD y, AP), contrarios tibiamente al aborto (PNV), partidarios de su despenalización (comunistas) y no favorables a pronunciarse sobre el tema en el contexto de la Constitución (socialistas).

El debate se planteó sobre un voto particular de Alianza Popular que defendió con energía el diputado Pedro Mendizábal, para quien, partiendo de afirmaciones tales como la deque «cada español que nace es una esperanza», declaró que su grupo es enemigo del aborto y que en la Constitución debía dejarse abierta la posibilidad de la defensa penal al nasciturus. Para colmar esta aspiración, AP, aunque hubiera preferido una redacción más clara, estimó suficiente sustituir la alusión a la persona por la expresión todos, al comienzo del artículo 14, que regula el derecho a la vida. El señor Mendizábal se extendió en consideraciones jurídicas sobre el concepto de personas y aseguró que había realizado sondeos cuyos resultados eran favorables a penalizar el aborto.En contra de la enmienda se pronunció el socialista Virgilio Zapatero, quien calificó al señor Mendizábal de prestidigitador, al haber llenado un artículo vacío de esa problemática con alusiones a placentas, cordones umbilicales y respiración autónoma. Añadió que el problema de AP no se soluciona con la palabra todos, cuya única referencia jurídica correcta son los hombres y las mujeres. Manifestó que la redacción del proyecto constitucional no tomaba partida en el tema del aborto y que los socialistas tampoco lo harían -«el PSOE, cuando quiere escoge campo», dijo-, si bien consideraban más preciso el término personas que la palabra todos.

Por el Grupo Mixto, Enrique Tierno intervino para puntualizar que la sustitución del inicial término todos -que figuraba en el anteproyecto de 5 de enero- por el más correcto de «la persona» se debió a una enmienda de su grupo, tendente a lograr una expresión menos comprometida y más fácil de interpretar por la jurisprudencia.

UCD apuesta por la vida

Por UCD, José Luis Meilán puso el acento en la defensa de la vida que el artículo significaba, y añadió que no debe haber equívocos, que su grupo no es partidario del aborto y que defendería la vuelta al texto de 5 de enero. «No queremos que el derecho sirva para privar de la existencia a quien ya es -dijo Apostamos, como la Constitución, por la vida. »

El comunista Jordi Solé manifestó que deseaba facilitar una intepretación auténtica distinta de la ofrecida por el señor Mendizábal. En su opinión, el término todos no puede interpretarse sino como equivalente de personas, aunque ésta sea una palabra más rigurosa En cuanto al aborto, declaró que es un problema que debe discutirse en toda su intensidad, teniendo en cuenta la existencia de unos 300.000 abortos anuales y la facilidad para que su resolución depende en cada caso del nivel económico de la persona afectada. Calificó de electoralista la posición de AP.

José Angel Cuerda (PNV) anunció el voto contrario de su grupo a la propuesta de AP y recordó que las declaraciones del derecho a la vida están siempre referidas a la persona o al individuo. Rechazó la actitud de AP al situar ante el dilema de dividirse en abortistas y antiabortistas mediante la votación. Manifestó que el PNV no es abortista y que en este tema ninguna posición debe ser absoluta. El PNV, según dijo, lo que desea es que se erradiquen las causas del aborto y que sólo se produzcan embarazos deseados, « producto del amor».

Dentro del turno extraordinario de intervenciones abierto, Manuel Fraga puntualizó que AP no desea solucionar sus problemas -como había dicho el señor Zapatero-, sino los de la sociedad. En cuanto al cambio de palabras, dijo que eso le ocurría a quienes modificaban las de su programa, mientras que AP no juega con las palabras. Recordó que la expresión «todos» filgura en numerosos artículos de la Constitución y añadió que para evitar los delitos la solución no puede ser la de suprimir su penalización.

Sometido a votación el voto particular de AP, fue aprobado por 158 votos a favor, 147 en contra y tres abstenciones.

En la explicación de voto, Gregorio Peces-Barba atacó a AP («que ha cambiado la palabra autoritarismo por democracia; muerte por vida») y a UCD, que se había asustado y había cambiado su voto. El señor Pérez Llorca replicó de forma fulminante, en el sentido de que UCD no tiene ambigüedades ni miedos internos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 1978

Más información

  • Al hilo del articulo sobre el derecho a la vida