Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La Constitución, en el Pleno del Congreso

Texto de los artículos aprobados

Capítulo 1

De los españoles y extranjeros.

Artículo 11

1. La nacionalidad española se: adquiere, conservo y pierde de acuerdo con las disposiciones del derecho civil.

(293 votos a favor, uno en contra y una abstención.)

2. Los españoles son mayores de edad a los dieciocho años.

(309 votos a favor, ninguno en contra y una abstención.)

3. El Estado podrá negociar tratados de doble nacionalidad. con los países de cultura ibérica o que hayan tenido particular vinculación histórica con España. En estos mismos países, si sus leyes no lo prohiben, aun cuando no reconozcan el derecho de reciprocidad, podrán naturalizarse los españoles sin perder su nacionalidad de origen.

(307 votos a favor, ninguno en contra y dos abstenciones.)

Artículo 12

1. La condición jurídica del extranjero se regulará por la ley y por los tratados. Solamente los españoles serán titulares de derechos políticos.

(181 votos a favor, uno en contra y 131 abstenciones.)

2. Los extranjeros gozarán de las libertades públicas del presente título en los términos que la ley establezca.

3. La extradición sólo se conce derá en cumplimiento de un tratado o de la ley, atendiendo al principio de la reciprocidad. Quedan excluidos de la extradición los delitos políticos, no considerándose como tales los actos de terrorismo.

(307 votos a favor, uno en contra y una abstención.)

4. Se garantiza el derecho de asilo, en los términos que la ley establezca.

(303 votos a favor, ninguno en contra y dos abstenciones.)

Capítulo 11

Libertades y derechos.

Articulo 13

Los españoles son iguales ante la ley, sin discriminaciones por razón de nacimiento, de raza, de sexo, de religión, de opinión, o por cualesquiera otras circunstancias personales o sociales.

(Unanimidad.)

SECCION 1ª.

De las libertades públicas.

Artículo 14

Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física, sin que, en ningún caso, pueda ser sometida a tortura ni a penas o tratos inhumanos o degradantes.

(158 votos a favor, 147 en contra y tres abstenciones.)

Queda abolida la pena de muerte, salvo lo que puedan disponer las leyes penales militares para delitos cometidos por personas sujetas por su propia condición al fuero castrense.

(299 votos a favor, uno en contra y diecisiete abstenciones.)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de julio de 1978