La Constitución, en el Pleno del Congreso

Carrillo: "Hay que esforzarse por cerrar el abismo entre los españoles"

«Es menester dejar claro que el tan vituperado -por quienes hubiesen preferido que aquí, como en un circo, nos saltáramos unos a otros al cuello- consenso ha sido, simplemente, la limpia búsqueda de un acuerdo para despojar a la Carta Constitucional de excrecencias ideológicas que la rindieran impracticable por ésta o aquélla familia política», dijo Santiago Carrillo en su intervención ante el Pleno.«Si ese acuerdo se ha negociado entre un número limitado de hombres, si en su tramitación no han estado los taquígrafos, no ha sido para ocultar nada. Lo que sucede es que una negociación política en busca de un terreno de entendimiento para lograr que esta no sea la Constitución de la derecha contra la izquierda, o viceversa, sino la Constitución válida para todos, necesita la reflexión tranquila.»

Más información

«Hay quien critica a estas Cortes porque los parlamentarios que las forman ponen a veces más énfasis en buscar el acuerdo que en subrayar lo que les separa. Pero, señores diputados, ¡nos separan tantas cosas, no sólo en el terreno de las ideas, sino en el de la historia reciente! ¡Ha sido tan hondo el abismo abierto entre los españoles que si no nos esforzamos, todos, más en cerrarlo que en abrirlo, más en acercarnos que en diferenciarnos, la incipiente democracia puede estallarnos a todos en las manos como unjuguete infernal.»

«Y tengo que añadir -prosiguió- que nosotros no hemos visto inconveniente en hacer mención expresa de la Iglesia católica entre las confesiones con las que el Estado se propone cooperar, porque no consideramos que esto introduzca ninguna discriminación para la libertad de unas y otras. Se trata, simplemente, de reconocer un hecho objetivo sin compración posible: la importancia de la Iglesia católica en relación con las otras confesiones.» Criticó después la limitación que se hace en el proyecto al número de diputados que compondrán las Cámaras, y se refirió a la aceptación de la Monarquía como forma de Gobierno. «Es una actitud responsable -dijo- que nos felicitamos sea compartida, en definitiva, por el Grupo parlamentario Socialista, colocado en una situación semejante a la nuestra.»

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0004, 04 de julio de 1978.

Lo más visto en...

Top 50