Tarancón pide serenidad en el tema del divorcio

El cardenal Tarancón, presidente de la Conferencia Episcopal española, ha vuelto a referirse al tema del divorcio en la carta cristiana de esta semana. Desde el título de su carta, monseñor Tarancón señala que el divorcio no puede abordarse frívolamente.«¿Quién no se conmueve -pregunta el arzobispo de Madrid- ante tantos matrimonios fracasados y ante tantas tragedias familiares? ¿Quién no querría ayudar eficazmente a tantos hermanos que se sienten fracasados en la vida -incluso que pierden su confianza en la Iglesia y hasta su fe- porque se consideran tratados inhumanamente al no permitírseles una rectificación de un fracaso que es irreversible?»

«Pero se trata de una cuestión tan fundamental, incluso para la vida y la prosperidad de los pueblos, que no puede solucionarse con el corazón.» Es la reflexión, dice el cardenal, «la que debe impulsarnos a buscar una solución adecuada, la mejor para el bien de la sociedad».

Monseñor Tarancón dice que él no debe dar «lecciones de prudencia política a quienes tienen responsabilidades legislativas. Pero, como obispo, tengo el deber de llamar la atención sobre los aspectos éticos de su conducta y sobre las consecuencias de todo orden, particularmente morales, que se pueden seguir de sus decisiones».

EI cardenal Tarancón pide reflexión y serenidad en la discusión del tema. Para ello solicita que se use la enseñanza de la experiencia para proponer una postura determinada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS