Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO

Estreno de "Oye patria mi aflicción", de Arrabal

El dramaturgo Fernando Arrabal, residente en París, asistirá esta noche al estreno de su obra Oye patria mi aflicción, en el teatro Martín, bajo la dirección de Carlos Cytrynowski e interpretada por la compañía de Aurora Bautista. Esta obra, con el nombre de La torre de Babel se ha representado en Bélgica, Brasil y República Federal de Alemania, y se ha incluido en la programación en la Comedia Francesa de la próxima temporada. Hace un año se estrenó en Barcelona, dirigida por Carlos Augusto Fernandes. En opinión de Arrabal, que la ha visto grabada en video, «el espectáculo es admirable y de talla internacional».

MÁS INFORMACIÓN

El escenógrafo Carlos Cytrynowski, que durante esta temporada ha trabajado en los montajes de Las manos sucias, de Jean-Paul Sartre, y Delirio del amor hostil, de Francisco Nieva, ha respetado, en general, la puesta en escena concebida junto con Fernandes, aunque para esta presentación en Madrid ha actualizado algunas situaciones y el comportamiento de los personajes a base de nuevos estímulos para los actores.

"Netamente española"

« Oye patria mi, aflicción es una obra netamente española -declaró Cytrynowski a EL PAIS-, con toda la tradición literaria y los mitos de España. Las otras obras conocidas de Arrabal, Cementerio de automóviles y El arquitecto..., se situaban en un contexto geográfico lógico. Me interesa el lenguaje, con un contenido poético y una anécdota sin hermetismos, situaciones y personajes identificables con la literatura y figuras actuales.El mundo poético y la fantasía que propone Arrabal se convierten en un trabajo estimulante para un creador, sobre todo en el aspecto de corporeizar la fantasía. »

El espacio escénico se corresponde a la acción de la obra: el progresivo derrumbamiento de un castillo que es carcomido por millones de termitas. «El aparato escenográfico es complicado aparentemente. Creo que la solución dada ayuda a la complejidad de las imágenes, en un mundo de ficción. En mi trabajo todo lo que sea espectáculo me divierte. Frente al realismo prefiero dar estímulos a los espectadores para que hagan volar su fantasía y evoquen experiencias personales. La obra tiene un texto próximo y comprensible para un español. En esta versión acentuó el humor y el juego de los personajes, con una actuación distante hacia el espectador. Me atrevería a decir que la obra tiene la claridad y la magia de un cuento infantil. »

Cytrynowski considera que la estética es una postura ideológica, no separa en su trabajo los elementos plásticos y estéticos de los políticos. «El título de la obra se refiere a la aflicción de un español. De alguna forma simboliza el colonialismo, la penetración económica del exterior. Creo que Arrabal entiende el cambio a base de destruir todo para entrar así en una nueva fase. Incluso la lucha del poder y la lucha de clases no se enfrentan, sino que Ias considera como dos entidades que se van destruyendo unas con otras. Se enfrentan la nobleza y los mendigos, como marginados ambos, ya que la aristocracia en una democracia pasa a ser figura decorativa y, por tanto, marginada, No existe enfrentamiento entre burguesía y proletariado como análisis marxista. En esta versión he suavizado el juego de buenos y malos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de mayo de 1978