Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cooperación de las policías de España y Portugal

«Las conversaciones que he mantenido con mi colega Martín Villa han sido muy positivas y supondrán el principio de una serie de reuniones anuales entre los dos ministros del Interior, con el fin de intercambiar puntos de vista sobre las políticas internas de los dos países», dijo ayer en una conferencia de prensa el ministro de Administración Interna de Portugal, que se encuentra en Madrid desde el pasado domingo, invitado por el ministro español del Interior.El señor Matos da Gama, que ayer fue recibido por el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, insistió en que estos contactos deben inscribirse en el espíritu del Tratado de Cooperación y Amistad entre los dos Gobiernos.

El ministro portugués, destacado miembro del Partido Socialista de Mario Soares, representante de su país en el Consejo de Europa y en la Asamblea del Atlántico Norte, anunció que se hablan sentado las bases necesarias para llegar al acuerdo de la supresión de la obligatoriedad de utilización del pasaporte para viajar entre los dos países, acuerdo que podría quedar concluido en los próximos meses.

En cuanto al tema del orden público portugués, señaló que no existían grandes ni graves problemas.

Matos da Gama informó que igualmente los dos ministros habían dado un repaso al tema de la cooperación en los campos de prevención criminal y terrorismo internacional, sin que se llegase a acuerdos concretos, al igual que sobre la cooperación en el campo de la policía. Sobre si se había estudiado el terna de la posición de los archipiélagos de Canarias, Azores y Madeira, el ministro luso contestó indirectamente que el Gobierno portugués condena tajantemente cualquier injerencia extranjera en estos temas, sin citar textualmente el tema canario ni la cumbre de la OUA. «Veo con preocupación ciertos movimientos y actitudes que afectan a dicha área geográfica», dijo.

En cuanto al tema de las indemnizaciones a los españoles que fueron expropiados en Portugal en su día y sobre el pago de los daños producidos en las delegaciones diplomáticas españolas en Lisboa durante los sucesos de 1975, dijo que existe por parte del Gobierno portugués voluntad de solucionar este problema, y señaló la comprensión hallada en el Gobierno español en torno al tema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de abril de 1978

Más información

  • El ministro portugués de Administración Interna, en Madrid