Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Editorial:

Encrucijada rodesiana

SEIS MESES después de que unas elecciones para blancos dieran al partido de lan Smith el copo de los cincuenta escaños reservados a los 270.000 europeos (en un Parlamento de setenta asientos), el primer ministro ha sorprendido al mundo anunciando un acuerdo que prevé para los casi siete millones de negros de Rodesía una representación mayoritaria en un Parlamento independiente. La cautela con que este compromiso entre Smith y los líderes nacionalistas moderados ha sido recibido ilustra una convicción general acerca de las grandes dificultades que se han de superar para alcanzar al final una convivencia pacífica para la antigua colonia británica. El mayor de dichos riesgos es la posibilidad de una guerra civil, provocada por el enfrentamiento de los partidos del Frente Patriótico -la organización guerrillera que permanece al margen del «arreglo interno»-, y los seguidores de los dirigentes moderados Muzorewa,, Sithole y Chiran, que han pactado con Smith.Para los participantes en las negociaciones de Salisbury, el acuerdo adoptado es satisfactorio. Cada parte cede tanto como consigue. lan Smith ha obtenido garantías suficientes para los blancos bajo un Gobierno de mayoría negra; los dirigentes nacionalistas moderados encuentran, por su parte, una vía expedita hacia el poder. Ahora bien, en la mesa de negociaciones ha estado ausente el tercer gran protagonista del drama rodesiano: las organizaciones guerrilleras del Frente Patriótico parecen dispuestas a impedir por las armas la celebración de elecciones, como lo declara en Lusaka Joshua Nkomo, su principal líder.

Siempre resulta aventurado, en situaciones tan lejanas y confusas, determinar cuáles son los factores decisivos de un cambio histórico. Por un lado, las presiones diplomáticas y económicas contra el señor Smith (la ONU, primero, Washington y Londres, después) se han dejado sentir agudamente en el último año y medio, y han acelerado los acuerdos de Salisbury. Pero también las expeditivas actuaciones del Frente Patriótico han contribuido a transformar el escenario. La guerra en sus fronteras es la causa fundamental del desplome de la economía rodesiana, que se desangra a razón de casi cien millones de pesetas diarias en necesidades bélicas. Su rica producción minera se ha estancado, las grandes industrias han dejado de ser competitivas, el desempleo ha aumentado vertiginosamente y los blancos comienzan a abandonar casi en masa el país.

El Gobierno provisional rodesiano que salga de las negociaciones deberá poner fin a las sanciones internacionales acaparadas por el régimen racista de Ian Smith, requisito indispensable para hacer posible la recuperación económica. Ahora bien, el respaldo internacional al pacto no tiene por qué ser unánime, aunque puede darse por descontado el apoyo del mundo occidental.

Para que la solución negociada prosperase, el Frente Patriótico tendría que incorporarse al control de esta etapa de transición, o, como mínimo, renunciar al uso de su fuerza contra el nuevo poder de mayoría negra que se implante en el país. Ni que decir tiene que la estrategia soviética en África será quien decida, en última instancia, la continuación de la guerra librada por el Frente Patriótico o la pacificación de este peligroso foco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de febrero de 1978