Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE BERLÍN

Interés por la amplia representación española en todas las secciones

Gena Rowlands, actriz, y John Cassavetes, director, recogieron los primeros aplausos del XXVIII Festival Internacional de Cine de Berlín, inaugurado el pasado miércoles con Opening night, del realizador norteamericano, una recreación del mundo teatral a través de las relaciones de la primera actriz con sus compañeros y el estreno de una obra, el drama íntimo que no aparece tras los letreros luminosos de Broadway. Concurren al festival veinticinco películas de veinte países, además de las secciones informativas y retrospectivas, el mercado del filme y el forum internacional de cine joven.

Berlín es consciente de su aislamiento. En el discurso de apertura, el alcalde-gobernador, Dietrich Stobbe, identificó el cine y la ciudad como medios de comunicación e intercambio de ideas, dos formas expresivas que sirvan de acercamiento en el diálogo sobre los temas de nuestro tiempo. No faltaron las referencias a la participación de los países socialistas y a las ayudas oficiales a la industria del cine, sin que esto signifique la aprobación política del tema de Berlín.En los últimos años el cine español ha sido reconocido y premiado en este festival, gracias al interés por romper nuestras fronteras que han demostrado los nuevos directores y productores independientes. En la pasada edición, el esfuerzo y la calidad se llevaron dos premios -Manuel Gutiérrez Aragón, por la dirección de Camada negra, y Fernando Fernán Gómez, por la interpretación de El anacoreta-. Este año, el comité de selección visionó veintidós películas y decidió la participación de Las truchas, de José Luis García Sánchez y Las palabras de Max, de Emilio Martínez Lázaro.

Para la sección informativa, España cuenta, junto con Cuba y China, con el mayor número de películas, lo que indica el interés por conocer las últimas realizaciones cinematográficas de un país que, como consecuencia del cambio político, se está convirtiendo en, la vedette de los certámenes internacionales. En esta sección figuran A un dios desconocido, de Jaime Chávarri, Elisa, vida mía, de Carlos Saura; El desencanto, de Jaime Chávarri; In memoriam, de Enrique Brasó; Nunca es tarde, de Jaime de Armiñán y Raza, el espíritu de Franco, de Gonzalo Herralde.

En la competición oficial, mañana se pasará Las truchas, y el próximo lunes Las palabras de Max. José Luis García Sánchez, tras realizar El love jeroz y Colorín colorado, se aleja del posible esquematismo de la comedia española, considerado como género propio en otras cinematografías europeas. Emilio Martínez Lázaro presenta su primer largo, después de realizar cuatro cortometrajes, varios trabajos en televisión y guionista en El hombre oculto y Pascual Duarte. Las dos películas llegan como nuevas experiencias del cine nacional. En Las truchas se valora el trabajo colectivo de unos cincuenta actores, participantes como coautores en el guión con su interpretación y en las improvisaciones durante el rodaje. En Las palabras de Max, el producto final se aleja de los planteamientos convencionales de la producción, realizada sin previo guión, que se va elaborando a través de lo filmado, lo que lleva a resaltar el método de montaje.

El segundo festival dirigido por Wolf Donner, adelantó sus fechas en cuatro meses, por lo que se convierte en el primer festival de la temporada, sin la cercanía y la competencia del todopoderoso Cannes. Las películas a competición se han seleccionado con una marcada vocación de diálogo con los países socialistas y del Tercer Mundo. Bulgaria, Hungría, República Democrática Alemana, Polonia, Cuba, Yugoslavia y la URSS figuran con sus películas a concurso, hecho que en otras ediciones parte de estos países habían preferido las informativas.

Dentro de la sección informativa, las retrospectivas estarán dedicadas a Peter Lilienthal y Larissa Schepitko, así como la continuación del ciclo dedicado a Marlene Dietrich, cuya imagen llena de nostalgia las calles de Berlín, con sus primeras películas alemanas de los años veinte y otras interpretadas, sobre todo en Estados Unidos. Como parte de la historia alemana, hay una sección dedicada a las películas alemanas producidas entre 1933 y 1943 y que fueron prohibidas por la peste parda del Tercer Reich. Entre los directores de esta época figuran Fritz Lang, Paul Martin, Werner Klingler, Rolf Hansen y Peter Pewas. Además de las secciones dedicadas a las películas infantiles y cortometrajes, hay una sección especial a las últimas realizaciones del cine alemán. En el forum internacional de cine joven estará presente el realizador catalán Antoni Padrós, que presentará su Sherley Temple story.

El jurado internacional que otorgará los distintos premios está formado por Patricia Higsmith, escritora inglesa; Theo Angelopoulos, director griego; Ana Carolina Texeira Soares, realizadora brasileña; Frieda Graefe, crítico alemán; Antonio Eceiza, director español; Larissa Schepitko, director soviético; Konrad Wolf, director alemán; Jacques Rozier, realizador francés, y Sergio Leone, director italiano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de febrero de 1978