Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hoy se presenta "Seré Franco", de Vázquez de Sola

Hoy se presenta en Madrid Seré Franco, el primer libro que el hu morista español Vázquez de Sola publica en su país. En el acto, que se celebrará en la galería Agora, hablará Enrique Tierno Galván, el presidente del Partido Socialista Popular. Antes de este libro, que edita Guadiana y que se subtitula O la perra vida de un perro flaco, Vázquez de Sola publicó en Francia, donde vivió exiliado, otros, volúmenes humorísticos, también sobre el tema de Franco. A sus cincuenta años, este gaditano ha sido colaborador de Le Monde y Le Canard Enchainé, entre otras publi caciones francesas. Ahora vive en España y sigue haciendo caricatura política. El profesor Tierno Galván nos habló ayer del humor en la actual situación española, ante su presentación de Seré Franco. El líder del PSP cree que el humorismo político es «relativamente nuevo, que aparece con el Estado moderno, cuando surge la clase política. Es un elemento didáctico que nos muestra las caídas y las flaquezas de los hombres públicos y que en ese sentido contribuye a mantener la salinidad de un país. La sal del humor político, en efecto, contribuye a que una nación no se corrompa».

"El humorista político debe estar por encima de las facciones, para que la suya no se convierta en un arma de lucha. En España -dice el profesor Tierno- se está empezando a desarrollar un humor independiente, objetivo y neutral, que contempla el desarrollo de la democracia como una forma de Gobierno muy próxima a la ética.»

En ese contexto, «Vázquez de Sola es un gran dibujante didáctico que ha puesto sus facultades al servicio de la lucha por valores superiores, como la justicia la igualdad y la libertad, y que defiende la condición democrática del mundo, por encima de la contingencia cotidiana. Este es un humorista universal que parte de la realidad concreta que ha sufrido.»

Un aspecto peculiar del humor político, añade el profesor Tierno Galván, «es que no está vinculado a la gracia. Eso denota por parte del humorista una actitud de seriedad que rehúye la facilidad de lo risueño». Como político caricaturizado, el presidente del PSP considera que los humoristas españoles lo han tratado en general «con cortesía, aunque en algún caso ha habido ciertas impertinencias y resentimientos ».

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 1977